Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

UE: Un billón de euros para el cambio climático

Bruselas quiere convertirse en la conciencia global contra el cambio climático. Un billón de euros se van a sacar de las arcas de la UE para reducir el CO2, la inversión más grande de la historia europea.

La Comisión Europea, presidida por Ursula von der Leyen, aprobó el martes este ambicioso plan de financiación para movilizar el baúl de euros durante la próxima década y garantizar que Europa se convierta en el primer continente en lograr la neutralidad climática en 2050. El plan asegura que “la transición a una economía neutral climática y sostenible requerirá inversiones significativas”. El documento, publicado por El PAIS, asegura que el sector público debe asumir el liderazgo, pero los sectores privados son los que deberán proporcionar el volumen de la tremenda transformación económica, social, tecnológica e industrial en marcha.


El plan de la Comisión piensa utilizar recursos del presupuesto comunitario para estimular la inversión, facilitar la inversión del sector privado y reservar aportes extraordinarios para los socios menos ricos de la Unión Europea. En otros palabras, la UE, va a entregar fondos a los países dependientes del carbón para amortiguar sus perdidas.


El ejecutivo comunitario ha calculado que para conseguir los actuales objetivos serán necesarios 260.000 euros anuales de inversión europea adicional, lo que supone el 1,5 por ciento del PIB europeo, según los datos de 2018. Por el momento Bruselas pretende que la cuarta parte del presupuesto de este año y hasta el 2027 se destine a la transición ecológica. El Banco Europeo de Inversiones será el encargado de repartir la torta a los países que decidan eliminar las emisiones de gases con efecto invernadero.

La Unión Europea busca el apoyo definitivo del gobierno de Croacia para este Plan Verde, quien lo acepta con cierto entusiasmo, pero no se decide abiertamente por la descarbonización. Lo mismo ocurre con otros socios como Polonia, Hungría, República Checa, e incluso, ciertas regiones de Alemania. A pesar de las reticencias, el Consejo Europeo aprobó los fondos y espera cumplir su promesa de la última Cumbre Climática de España: alcanzar en 2050 un nivel cero de emisiones netas de CO2.