Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

Trump: ataque de Irán sin muertos. Amenazas con tono conciliador

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump aseguró que ningún estadounidense resultó afectado en el ataque de Irán, a bases de su país en Irak. El mandatario anunció que impondrá “poderosas sanciones adicionales” contra Teherán y anunció nuevas medidas si el gobierno iraní “mantiene su comportamiento”.

“Mientras sea presidente de los Estados Unidos, a Irán nunca se le permitirá tener un arma nuclear”, dijo Trump en un mensaje televisivo.


Además señaló que ”Irán parece estar cediendo” en el conflicto con su país. Y esto, agregó, “es algo bueno para todas las partes involucradas, y algo muy bueno para el mundo”.


La base aérea estadounidense de Al Asad era tan grande que, tras la invasión americana en el 2003, contaba con cines, piscinas, restaurantes y dos rutas internas de autobuses. En la madrugada del miércoles esta instalación militar fue blanco de una serie de ataques con misiles efectuados por el gobierno iraní como represalia por la muerte del general Qassim Suleimani, asesinado el pasado viernes en un bombardeo estadounidense.


Otro de los blancos fue una base ubicada en la provincia de Irbil, en el norte del país, que alberga casi 4.000 soldados. Funcionarios norteamericanos indicaron que no hay constancia de que estos ataques hayan producido heridos o víctimas mortales.


La base de Al Asad fue construida en la década de 1980 para el ejército iraquí a unos 160 kilómetros al oeste de Bagdag, la capital del país. Poco después de la invasión de Irak, comandada por el ex presidente George W. Bush, se convirtió en una de las más grandes del país, y sufrió una rápida transformación. Está justo en medio del desierto y está rodeada por rocas y matorrales, tiene calles ordenadas como una ciudad suburbana moderna de los Estados Unidos.


Se estima que hay alrededor de 1.500 soldados americanos y de coalición en Al Asad y cerca de 5.000 en el resto del país. El parlamento iraquí votó a favor de expulsarlos.

Luego de los ataques de Irán, la respuesta de Estados Unidos da a entender claramente que quiere evitar la escalada bélica y limitarse a endurecer sanciones económicas. Trump, con tono contenido, salpicado de amenazas puntuales, se congratula de que Irán parece estar retirándose. No hay decisiones militares por el momento y el mundo entero vuelve a recuperar el aliento.


Trump no hizo un discurso incendiario, sino más bien reconciliatorio, en consonancia con un ataque, el iraní, en el que no ha muerto ningún estadounidense. Las palabras finales de Trump por televisión, intentan pintar de blanco, una escalada bélica en el Medio Oriente,

teñida de sangre, desde hace mucho tiempo: “Estados Unidos quiere estar en paz con aquellos que la buscan”, dijo el primer mandatario.