Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

Tres ministros al banquillo del Congreso

El partido de izquierda (V), va a acusar a tres ministros del actual gobierno, al Comité Constitucional del Congreso por “supuestas” irregularidades en las exportaciones de armas y equipos militares suecos a Turquía.

El portavoz de política exterior del Vänsterpartiet, Håkan Svenneling, denunció textualmente que los ministros “ han cruzado la frontera y engañado a todos los ciudadanos”.


Las acusaciones son contra los ministros socialdemócratas Ann Linde (Exteriores), Morgan Johansson (Justicia) y Mikael Damberg (Interior). El “escándalo político”, según Svenneling, comenzó a destaparse en octubre del año pasado, con uno de los ataques de Turquía en el norte de Siria. Allí se descubrieron exportaciones de material de guerra proveniente de Suecia, en manos de soldados turcos.


Las exportaciones se dividen en dos categorías: material de guerra para el combate (armas y municiones), y otros materiales de guerra (equipos electrónicos, armaduras y equipos de protección, sofware y asistencia técnica). En el 2018, las exportaciones suecas en este rubro ascendieron a 300 millones de coronas, según la Inspección de Productos Estratégicos (ISP), y el gobierno dijo que se trataba solamente de equipos militares, es decir “otros materiales de guerra”.


Los ministros acusados habrían intentado reducir la importancia de las exportaciones suecas, clasificándolas como equipos militares, cuando en realidad eran armas de alto calibre y material de guerra para el combate.

“Las exportaciones de armas son un tema delicado para el gobierno. Desea dar una imagen de Suecia como una superpotencia humanitaria, pero al examinar las exportaciones de armas a Turquía o a la coalición liberada por Arabia Saudita en el conflicto de Yemen, se puede ver que Suecia ha exportado armas en forma activa”, dijo el parlamentario de la izquierda, Håkan Svenneling, al DN.


La radio sueca informó la semana pasada que el ISP seguía otorgando permisos para la exportación de equipos militares a los Emiratos Árabes, Kuwait, Qatar y Jordania. Pero, la Inspección de Productos Estratégicos lo niega. En 2019, según ellos, no se emitieron permisos para exportaciones militares y el 15 de octubre del año pasado se suspendieron en forma indefinida.


Pero en el 2018, Turquía pagó 300 millones de coronas al Estado sueco por venta de “equipos militares” que habrían “disfrazado una enorme exportación de armas y material de guerra”, según el diputado Svenneling, que va a sentar a tres ministros en el banquillo del Congreso.