Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

Tiembla el mundo ante la señal del fin

EL PANICO ANTE LO DESCONOCIDO


Esta semana ha ocurrido un verdadero terremoto en las redes sociales. Astrólogos, numerólogos y hasta «profetas» han alertado sobre un importante evento cósmico, para principios del 2020, que hará estremecer el mundo.

Advierten sobre una gran alineación cósmica y un megaterremoto para este mes de enero del 2020, en algún sitio de las Américas. Mientras las comunidades religiosas advierten de que es la inequívoca señal del fin, de la que Jesús habló en el capítulo 24 del libro de Mateo, versículo 3, según la Biblia.


Y lo cierto es que las noticias no paran de alarmar y echan más leña al fuego. En los últimos 3 días hemos leído, en los principales medios de prensa del mundo, una seguidilla de terremotos y movimientos telúricos en diferentes latitudes del globo.


Un sismo de magnitud 4,7 sacude México. El temblor, que se sintió con mayor intensidad en Ciudad de México, tuvo su epicentro localizado a 17 kilómetros de la localidad oaxaqueña de Pinotepa de Don Luis.


Luego se registró cerca de Estambul, un sismo de magnitud 4,8. El epicentro del movimiento telúrico se localizó en el mar de Mármara.


El que sigue, en Puerto Rico, un fuerte terremoto de magnitud 6,0. El epicentro del movimiento sísmico se localizó cerca de la costa sur de la isla, a 14 kilómetros al sureste del municipio de Guánica.


Hace unos días, un sismo de magnitud 6,2 en el Lejano Oriente de Rusia. El movimiento telúrico se produjo a una profundidad de 10 kilómetros.


Un temblor de magnitud 5,2 sacude el norte de Chile Su epicentro se situó a 145 kilómetros al este de Iquique. El sismo tuvo una profundidad de 109,1 kilómetros.


Como si fuera poco, ocurrieron otros dos movimientos sísmicos en el suroeste de Irán, cerca de la planta nuclear de Bushehr El primer temblor de magnitud 4,9 se produjo a 10 kilómetros de la ciudad de Borazjan a una profundidad de 10 kilómetros, mientras que el segundo sismo, de magnitud 4,5 tuvo lugar una hora más tarde a 17 kilómetros de la misma localidad.


LAS REDES SOCIALES CONTRIBUYEN AL PÁNICO


Todos los años sabemos de alineaciones de planetas, donde los cuerpos celestes están en una posición que durante un corto tiempo trazan una línea recta, perfecta entre ellos. Los astrólogos lo usan en sus predicciones. Lo último que han venido anunciando es un megaterremoto en algún sitio de América alegando que la alineación actual ocurre una vez cada 500 años.

Se trata de la séxtuple alineación de astros conformada por la Tierra, el Sol, Mercurio, Ceres, Saturno y Plutón para el próximo lunes 13 de enero. De aquí nace, entonces, una “profecía” que ha sembrado el pánico tras la viralización de un video, donde un niño afirma haber recibido un «mensaje profético» por parte de un supuesto ángel, quien le dijo que el día 13 de enero del 2020 un terremoto de magnitud 10.0 causaría estragos en México y Estados Unidos.


LA NASA CONTESTA


¿En verdad pueden estas alineaciones provocar algún efecto geológico en nuestro planeta? La respuesta es no.

Según Phil Plait, astrónomo y colaborador en la NASA, esto es literalmente imposible. «Si sumásemos la gravedad que pudiesen ejercer conjuntamente todos los planetas del sistema solar en las condiciones precisas, ésta sería menor que la influencia gravitatoria que ejerce normalmente la Luna sobre la Tierra», escribe Plait en este artículo.


Además, comenta que la fuerza de la Luna sería 50 veces mayor que la combinación de todos los planetas alineados. ¿Por qué? Porque está mucho más cercana a nosotros. «La órbita de la luna alrededor de la Tierra tiene forma elíptica, esto quiere decir que se acerca y se aleja de nuestro planeta cada dos semanas», explica Plait. «Y no, no por ello hay catastróficos terremotos dos veces al mes».


Plait opina que la intención de quienes alertan sobre este tipo de supuestas futuras catástrofes no es causar pánico entre los lectores, ya que ellos mismos creen aquello que cuentan y que esto simplemente denota desconocimiento. «Es muy humano temer a lo desconocido. Cuando no entendemos algo, la opción más sencilla es tratar de dar cualquier explicación a esas sombras nebulosas», concluye.


CONCLUSION


No va a ocurrir un megaterremoto el 13 de enero y si ocurre no será por la alineación de los planetas sino por el aumento que hemos visto en la actividad esta semana. No es difícil vaticinar que, si ocurren terremotos el día 8, 9, 10 y 11, también ocurran el 12 y el 13.


Otro detalle que no hay que olvidar que tras estos videos virales de Youtube se esconden ingresos millonarios de dólares a sus creadores que se enriquecen a costa del pánico y la desinformación de millones de personas que les creen de buena fe.

Eso sí, la señal de la profecía bíblica, que es la que menos ruido ha hecho, no la deberíamos pasar por alto, porque estas sagradas escrituras jamás han errado en una predicción en sus más de 3500 años de existencia.