Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

Suecia recuerda el Holocausto y a los niños refugiados

El 27 de enero es el día triste del recuerdo del Holocausto. En Suecia y en todo el mundo se recuerda con dolor a las personas asesinadas por los nazis, incluidos seis millones de judíos en Auschwitz. El aniversario de esta fecha en particular se debe a que hace 75 años, el campo de exterminio nazi Auschwitz Birkenau en Polonia, fue liberado por soldados rusos en 1945.


En Israel se juntaron los líderes de numerosos países para recordar la liberación de los campos de concentración y exterminio, como también para discutir el antisemitismo en la actualidad. “Es una experiencia muy dolorosa de uno de los periodos quizás más oscuros de la humanidad”, dijo el primer ministro de Suecia, Stefan Löfven, quien estuvo en este gran evento en Jerusalén.


Debemos atrevernos a enfrentar lo horrible, lo violento y la humillación del Holocausto. Quizás lo más importante es que esto no vino solo con la Alemania nazi, que eran nazis con uniforme, vino incluso con personas comunes, que aún en nuestros días, contribuyen al antisemitismo.” Recordó Stefan Löfven que cuando las Naciones Unidas declaró el 27 de enero de cada año como Día Internacional de los Caídos, la fecha ya se había recordado en Suecia durante varios años. En todo el país se han estado celebrando diversos programas, actividades y exposiciones relacionadas con el Holocausto.


En la mayoría de las escuelas y bibliotecas públicas se llevarán a cabo actos recordatorios del genocidio y de abierta protesta contra el nazismo. También se realizarán homenajes al empresario y diplomático sueco Raoul Wallenberg, quien salvó a decenas de miles de judíos húngaros, durante el final de la Segunda Guerra Mundial de los campos de exterminio nazis. Un héroe y símbolo sueco que siempre ha enorgullecido al país.


Alrededor de 7.000 piedras recordatorias, hasta ahora, se han puesto en las calles de las principales ciudades de Europa, para recordar a algunos de los millones de judíos asesinados en Auschwitz. En el centro de Estocolmo hay tres placas, que son parte de un proyecto artístico de Gunter Demming. En Kungsholmstorg 6 se recuerda a Erich Holewa. En Apelbergsgatan 36 a Hans Eduard Szybilski. En Gumshornsgatan 6, en memoria de Curt Moses.

En esas calles y junto a esas placas los suecos depositan flores y recuerdan el Holocausto.

Por otro lado, en las bibliotecas se van a montar exposiciones con fotografías y documentos basados en la vida de Anne Frank y de los niños refugiados judíos en Suecia, que llegaron desde la Alemania nazi a través de una operación de rescate internacional, a fines de la década de 1930. A través de cartas y fotografías únicas, que nunca se han mostrado antes, se puede seguir la vida de estos 500 niños, antes de la guerra, durante el vuelo y los años posteriores. La exposición se puede visitar desde el lunes en el Forum for Living History de Estocolmo, en la Ciudad Vieja (Gamla Stan), y se ha llamado “Vine solo, niños judíos refugiados en Suecia”.


El Holocausto es un ejemplo aterrador de lo que puede suceder sino se mantiene vivo el debate sobre la democracia y el valor igualitario de las personas. Seis millones de judíos murieron en el exterminio masivo más cruel de la humanidad. La Alemania nazi persiguíó, encarceló y mató a miles de otras personas, incluidos discapacitados y homosexuales. La historia del genocidio nazi y el proceso de exterminio de tantos y tantos seres humanos, va a volver a ser recordado, sin olvidar a Auschwitz como una advertencia.