Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

Suecia lidera investigación sobre el autismo

El número de niños y adolescentes diagnosticados con autismo y trastorno por déficit de atención o hiperactividad (TDAH), ha aumentado considerablemente en Estocolmo, la capital de Suecia.

Desde el año 2016 hasta la fecha el número de personas enfermas se ha duplicado. De 2011 a 2016 el número de jovenes con TDAH aumentó de 8.000 a 20.000 pacientes. Mientras que los autistas aumentaron de 4.000 a 9.000 personas.


Hemos mejorado en el diagnóstico y se han aumentado las inversiones en toda la región para las investigaciones neuropsiquiátricas, estamos orgullosos de los avances”, dijo a la SVT el siquiatra e investigador del Centro de Epidemiología y Medicina Social de Estocolmo,

Kyriaki Kosidou. Además de las grandes inversiones y el mayor conocimiento sobre el TDAH y autismo, el interés social ha sido un factor que ha contribuido a que más personas, especialmente niños puedan ser diagnosticados a corta edad.


En la Universidad de Uppsala, a 78 kilómetros al noroeste de Estocolmo, se están utilizando varios métodos y técnicas diferentes para medir el desarrollo psicológico de los niños. Las mediciones del movimiento ocular son una de ellas.


Actualmente no es posible diagnosticar el autismo antes de los dos años de edad, y no existe un tratamiento efectívo para los síntomes centrales. Este es el punto de partida de un extraordinario proyecto, el primer estudio en los países nórdicos de niños pequeños con autismo.

Nuestros ojos escanean el medio ambiente todo el tiempo. Aproximadamente tres veces por segundo mueves la mirada. Así es como obtenemos una cantidad increible de datos sobre como el niño interactúa en su entorno”, explicó Terije Falck-Ytter, investigador de la Universidad de Upspsala en un documento de esa misma casa de estudios superiores. Lo que hacen es ver como el niño asimila y selecciona la información, lo que afecta su cerebro y desarrollo.


También como escuchan cosas diferentes, pero nadie se da cuenta. El estudio empezó el 2011 y ahora tiene fondos estatales hasta el 2022.


El autismo es una discapacidad neuropsiquiátrica que afecta las funciones cognitivas y emocionales, como las limitaciones en el comportamiento social y comunicativo. Existen tratamientos que no tratan los síntomas centrales, sino otros síntomas asociados con el autismo, como brotes y miedos.



La meta de los psiquiatras e investigadores suecos es ahora entender mejor la enfermedad a traves de la vista y la audición, y poder hacer un diagnóstico a más temprana edad, si fuera posible, antes de los dos años de vida.


Los expertos quieren también trabajar más con los padres de niños autistas, quienes tienen que enfrentarse diariamente a un pequeño que puede ser impredecible, pero tambien a un mundo que no comprende bien el trastorno de sus hijos. Vivir con un niño autista no es tarea fácil, ellos tienen necesidades especiales, y lo que es peor, con un mundo alrededor que no se ajusta a ellos, ni los entiende.

En muchas ocasiones, el desconocimiento que las demás personas tienen del trastorno, es lo que más complica la vida de los padres. Según la Organización Mundial de la Salud, uno de cada 160 niños en el mundo tiene un trastorno del espectro autista (TEA). Pero no en todos los países se ha escuchado con la misma fuerza el grito del autismo, como en Suecia.


Aquí se quiere apostar por los talentos del autista y no centrarse en sus incapacidades, sacarlos de la burbuja con nuevas técnicas científicas, lograr un diagnóstico precoz y trabajar con sus maravillosas cualidades.