Semana Santa con “devoción digital”

Los cristianos de Europa se enfrentan a una Pascua extraordinaria bajo encierro, con congregaciones tradicionalmente grandes reemplazadas por servicios en vivo. El viernes 10, el Vaticano transmitirá en vivo la celebración del Papa Francisco en la Basílica de San Pedro y la oración de las Estaciones de la Cruz. En tiempos de aislamiento social, los principales cultos utilizan Facebook, Instagram, WhatsApp y Zoom para mantener vidas sus prácticas tradicionales.



Los católicos siguen las misas por Facebook o Instagram. Los pastores evangelicos imitan a sus colegas teleevangelistas para difundir sus prédicas. Los judíos compartirán su Séder de Pésaj por WhatsApp. Y los musulmanes participarán de la ruptura del ayuno de Ramadán por Zoom. De pronto, muchos sacerdotes, imanes y pastores se han convertido en camarógrafos y sonidistas aficionados para llegar a sus fieles en las cuarentenas del Covid-19.


La prédica a distancia tiene sus inicios en la década de los 50 cuando los llamados “teleevangelistas” aparecieron en Estados Unidos y comenzaron a difundir sus sermones por la televisión, potenciando su repercusión. Aparecieron pastores como Billy Graham y Pat Robertson, quienes cobraron una gran fama. Este recurso les permitió potenciar su penetración en muchos países, especialmente América Latina. No es casual que en Brasil, la Iglesia Universal, una de las más grandes, sea dueña de una de las tres más grandes cadenas de televisión del país.



El Islam también debió adaptarse a las restricciones de la cuarentena general. La decisión más relevante se produjo en Arabia Saudíta – una suerte de gran Vaticano musulmán – que cerró sus fronteras y prohibió el acceso a La Meca, el lugar más sagrado de los musulmanes, al que peregrinan anualmente millones de fieles.


En España crece la “devoción digital”para celebrar la Semana Santa en confinamiento. La crísis del coronavirus deja en sus hogares a las tradicionales hermandades, cofradías y fieles en el momento más importante del año para los católicos. Las iglesias de la mayor parte de los países de la Unión Europea no abrirán esta semana. Los italianos y españoles, lejos de suspender la Semana Santa la viven desde sus balcones. La celebrarán mirando las misas y los videos de antiguas procesiones.


Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se