Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

Se rifan en pactos detrás del telón la Oficina  sueca del empleo, Arbetsförmedlingen

No eran amenazas vacías las del partido de la izquierda sueca (V), de acusar a la ministra del trabajo, Eva Nordmark. El líder de ese partido, Jonas Sjöstedt, va a contar con el apoyo de todos los partidos de la oposición: los moderados, los democratas cristianos y los demócratas de Suecia, en una situación política nunca vista.

“Como socialdemócrata, nunca lo creí posible, que el partido de la izquierda hiciera un pacto con el bloque conservador de derecha”, dijo Anenelie Karlsson, líder del grupo socialdemócrata, a SVT, News.

Jonas Sjösted y Ali Esbati, del partido de la izquierda (Vänsterpartiet) han criticado enérgicamente la privatización de la Oficina del Servicio del Empleo (Arbetsförmedlingen).


Ellos quieren, entre otras cosas, que la Oficina del Empleo reciba más recursos, que asegure el apoyo a los solicitantes de trabajo discapacitados y que la reforma presentada por el gobierno debe ser estudiada con criterios sociales, antes de que se convierta en realidad.

“Aunque el gobierno no tiene mayoría para este proceso, se han negado a escuchar, creemos que es hora de actuar y presentar una acusación para destituír a la ministra del trabajo”, dijo el portavoz del partido de la izquierda Ali Esbati.

La iniciativa de terminar con el AF, la Oficina del Empleo, un antiguo baluarte estatal de la socialdemocracia sueca, nació del Partido del Centro.


A principios del otoño, el partido de los demócratas (SD), presentó una acusación en contra del Ministro de Justicia, Morgan Johansson que no prosperó. En esa oportunidad no tuvieron el apoyo de la izquierda.


Por otra parte y por primera vez se reunieron en privado esta semana el líder de los moderados, Ulf Kristersson (M) y Jimmie Åkesson, del SD. Los moderados habían prometido no estrecharle la mano a Åkesson, ni menos integrarlo al bloque derechísta de la oposición.

Algo inusual en la política sueca, cambios y pactos detrás del telón, que pueden costarle caro al gobierno socialdemócrata.