Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

Reino Unido: nuevos planes de inmigración

Los trabajadores poco calificados no obtendrían visas en el Reino Unido, en virtud de los nuevos planes de inmigración posteriores al . No estarán abiertas las fronteras británicas para la mano de obra barata y poco calificada.


El gobierno quiere incorporar un sistema de inmigración “basado en puntos”, como se prometió en el manifiesto electoral conservador de Boris Johnson. Insta a los empleadores a “alejarse” de depender de la “mano de obra barata” de Europa e invertir en retener el personal calificado y desarrollar tecnología de automatización. Los laboristas piensan que un “ambiente hostil” va a dificultar la atracción de buenos trabajadores por vivir en el Reino Unido.


Según el plan, la definición de trabajadores calificados se ampliaría para incluir a aquellos educados a un nivel A o superior, no solo a nivel de postgrado, como es el caso actualmente. Ciertos tipos de trabajadores agrícolas serán eliminados de la nueva categoría calificada.

Los ciudadanos extranjeros tendrían que alcanzar al menos 70 puntos para poder trabajar en el Reino Unido.


Hablar bien inglés y tener la oferta de un trabajo calificado como un “patrocinador aprobado”, les daría 50 puntos. Se van a otorgar más puntos por calificaciones, el salario ofrecido y querer trabajar en un sector con escasez.


Los trabajadores de los países europeos tienen actualmente el derecho automático de vivir y trabajar en el Reino Unido, independientemente de su salario o nivel de habilidad. Ahora, el gobierno dice que esto finalizará el 31 de diciembre, cuando se acabe el periodo de transición de 11 meses, posterior al Brexit.


El umbral salarial para los trabajadores calificados que deseen venir a Inglaterra también se reducirá de 30.000 libras esterlinas a 25.600. Al mismo tiempo bajarían los sueldos a 20.480 libras esterlinas para personas en “ocupaciones específicas de escasez”, que actualmente incluyen enfermería, ingeniería civil, psicología y ballet clásico.


Los planes de inmigración van a significar problemas para la atención social de adultos, han denunciado los expertos. La mayoría de las personas empleadas por el sector son trabajadores de cuidados mal pagado. Son responsables de proporcionar ayuda diaria a los adultos mayores y discapacitados en hogares de ancianos. 840.000 trabajadores extranjeros están en este grupo que ven amenazado su futuro laboral. Otros extranjeros solicitantes nunca alcanzarán los 70 puntos necesarios.


Los organismos que representan la agricultura y la enfermería han advertido que será difícil reclutar personal en el nuevo sistema. Según el nuevo plan, todos los emigrantes solo tendrían derechos a acceder a beneficios relacionados con los ingresos hasta después que se otorgue un permiso indefinido para permanecer en el país, generalmente después de 5 años. La vocera liberal de asuntos internos, Christine Jardine, dijo que las nuevas propuestas se basaban en la “xenofobia”.


El primer ministro de Escocia, Nicola Sturgeon, denunció que los planes serían “devastadores” para la economía escocesa.