Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

Recortes en hospitales: ¿Quien paga los platos rotos?

El hospital Universitario Karolinska de Estocolmo anunció la semana pasada que va a despedir a 1.100 de sus empleados, tanto en Hudinge como en Solna. Los hospitales Södersjukhuset y Danderyd van a eliminar otros 200 puestos de trabajo, especialmente médicos y enfermeras. La razón de los recortes - según las autoridades políticas y sanitarias - es una crísis económica galopante, que obliga a disminuír los presupuestos para el 2020.

Pero, ¿quien paga los platos rotos?. Sin lugar a dudas, son los enfermos, cuya seguridad y atención oportuna se verá menoscabada por la falta de personal médico y recursos. Los gritos de alerta han llegado hasta la Junta Nacional de Salud, Bienestar y Asuntos Sociales, IVO, quienes han prometido investigar los hospitales que han anunciado despidos.


Nosotros estamos muy preocupados por la seguridad de los pacientes que serán perjudicados y van a recibir una atención limitada”, dijo Ann Fagerlind, investigadora del Ivo, a TT. El organismo fiscalizador de Suecia quiere evaluar los riesgos para los enfermos y estudiar las consecuencias.


Las autoridades políticas de la salud quieren cambiar a un sistema de atención -segun ellos- más “centrada en el paciente”, al menos en la región de Estocolmo. Es decir, la atención de los hospitales de emergencia se traslada a la atención primaria, a los consultorios y clínicas privadas. Pero nadie consigue una hora al médico en menos de una semana en los consultorios (Vårdcentralen), y allí no atienden especialístas.


Si quedan menos facultatívos y enfermeras en los hospitales grandes, tampoco habrá una atención de calidad. “La falta de personal nos va a llenar de pacientes los pasillos. Van a llegar aquí de todas maneras porque la accesibilidad en la atención primaria es difícil”, ha comentado un grupo de enfermeras en una carta pública.

Estoy claramente preocupado de como será la atención en el futuro en los hospitales suecos y estoy preocupado por mis colegas. Que digan que esto no afecta la atención médica, no lo creo. Va a afectar la seguridad y la calidad de la atención a los enfermos”, acusó el presidente de los médicos en Estocolmo, Johan Styrud, a TT.


La Oficina Nacional Fiscalizadora va a investigar a tres hospitales de Estocolmo y también al de la ciudad de Södertälje, que va a cerrar una clínica de lactancia materna.


Ese centro asistencial ya presentaba en el mes de mayo de este año falta de personal. Una mujer que iba a dar luz y estaba sangrando, fue enviada de regreso a su casa, porque los médicos estaban practicando una cesárea a otra paciente. Al dar a luz al día siguiente, su hijo nació con daños cerebrales. El mismo hospital se acusó de la negligencia. Los eventos de emergencia se están manejando con recursos limitados y eso es grave y peligroso.