Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

Puerto Rico en alerta: 1.800 temblores en dos semanas

Desde el 28 de diciembre pasado Puerto Rico y sus alrededores están viviendo una actividad sísmica que los expertos califican de “inusual”, con más de 1.800 fuertes temblores registrados. El último, la semana pasada, tuvo una magnitud de 6,4.

Un hombre murió en la localidad de Ponce y se derrumbaron edificios y otras construcciones en las ciudades cercanas al epicentro. Las autoridades de la isla han advertido que durante los próximos días continuarán los temblores.

Puerto Rico está rodeado de características geológicas que son favorables para que ocurran eventos sísmicos. La isla está ubicada dentro de una zona en la que dos placas tectónicas mayores interactúan entre sí. En el norte está la placa norteamericana y por el sur está la placa del Caribe.


“La isla está sujeta a las presiones de estas placas” explicó Victor Huérfano, director de la Red Sísmica de Puerto Rico, en conferencia de prensa. El suroeste de la isla, además, tiene la particularidad de producir sismos cerca de la superficie, lo que los expertos llaman “eventos llanos” por lo cual se sienten más fuertes y causan mayor temor entre la gente.

Lo que viene ocurriendo en Puerto Rico es lo que los geólogos llaman “una secuencia sísmica”, que es un evento sísmico principal, seguido de una serie de réplicas de menor magnitud. Los expertos, sin embargo, no pueden confirmar con certeza que el último terremoto de 6,4 haya sido el evento principal, y no descartan que pronto pueda ocurrir allí un sismo de mayor magnitud.


“No sabemos exactamente cuando va a parar esto, ni si este que tuvo 6,4 va a ser el más grande que se va a liberar”, dijo Alberto López Venegas, investigador de la Red Sísmica de Puerto Rico, a la BBC.


Lopez afirma que no es usual que en menos de dos semanas se registren 1.800 temblores. “Estamos viendo una activación que posiblemente no volvamos a ver en los próximos 500 o 1.000 años”, agregó López.

Las placas que producen estos sismos llevan millones de años acumulando energía y una vez que chocan o se friccionan generando un sismo, pueden pasar semanas o meses hasta que las fallas se acomodan y liberan esa energía. Los expertos advierten que con la tecnología actual es imposible predecir un terremoto, pero mediante la observación de la actividad sísmica sí pueden pronosticar que durante los próximos días sigan ocurriendo estos movimientos.


Un nuevo desastre natural pone a Puerto Rico en estado de alerta, una isla que ya había sido devastada en el 2017 por el huracán María. Una icónica maravilla natural de Puerto Rico, un arco de piedra conocido como Punta Ventana, se derrumbó en los últimos temblores. La formación rocosa era un emblemático lugar turístico cerca de la ciudad de Guayanilla, en el suroeste del territorio.