Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

Presupuesto de la UE divide a los Veintisiete

Hay que “tapar el hoyo” que dejó el Brexit


Los líderes de la Unión Europea están reunidos para definir el presupuesto de los siguientes seis años que vienen. El dinero se vuelve un tema espinoso en el parlamento de la UE, una crisis que puede superar al Brexit, otro quiebre institucional que haría temblar los cimientos del palacio de Bruselas.



El aumento en la contribución de cada miembro y la distribución de dicho dinero para llenar el vacío de 75 mil millones de euros que dejó el Reino Unido tras su salida, generan serios desacuerdos entre los líderes de la UE. Los 27 jefes de Estado y de Gobierno pasarán un largo fín de semana buscando un mínimo denominador común, un acuerdo presupuestario que dificilmente puede resultar equiparado para ricos y pobres. Los expertos se han atrevido a decir que “viene el principio de otro gran terremoto para el clan europeo”.



Los grandes contribuyentes, liderados por Holanda, reclaman recortar las cuentas hasta el 1por ciento de la Renta Nacional Bruta (RNB), para no cargar con “el hoyo” que dejó el Reino Unido, mientras que otros pugnan por los fondos de cohesión y de ayuda a la agricultura.



Todos tienen prioridades distintas y las discusiones se preven “acaloradas y hasta violentas”.Alemania ha sido el primer país que rechaza el programa económico del presidente del Consejo Europeo, Charles Michel. La ministra de Dinamarca, por otro lado, Mette Frederiksen consideró improbable que la negociación por el presupuesto pueda resolverse este fin de semana. “No creo que podamos llegar a un acuerdo”, dijo ella, quien viene manteniendo una de las posturas más duras dentro del grupo de países contrarios a aumentar el gasto.



La UE llevó a los países una propuesta de presupuesto de 1.094 billones de euros en los próximos 7 años, el equivalente al 1.074 por ciento de la RNB de los Veintisiete. Holanda, Dinamarca, Suecia y Austria se oponen tajantemente a esta cantidad y exigen recortes más contundentes.


La negociación de las cuentas europeas puede provocar una profunda división entre los 27 países miembros y abrir un camino desalentador en el futuro de la Unión Europea.