Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

Otros seis campesinos asesinados en Bolivia

Desde que comenzó la crisis política que vive Bolivia, han muerto 30 personas, 26 de ellas después de que Jeanine Áñez asumiera la presidencia interina del país, luego que Evo Morales presentara la renuncia a su cargo, el pasado 10 de noviembre.



Seis personas, en su mayoría mineros y campesinos, fueron asesinados la noche del martes en la ciudad aymara de El Alto, en el último enfrentamiento que los protestantes libraron con militares y policías. Las informaciones y videos publicados en diferentes redes sociales relacionados con este hecho.


El Alto es la región de Bolivia donde Evo Morales se forjó como dirigente sindical, y es en ese lugar donde el ex mandatario cuenta con más de un 55 por ciento de los votantes alteños.

La ciudad El Alto, de mayoría aymara y vecina de La Paz, nunca le falló en los votos a Morales y fue siempre un apoyo inmediato a sus programas de gobierno.


Los manifestantes, entre ellos numerosas mujeres, intentaron bloquear la planta de hidrocarburos de la ciudad, hasta donde querían llegar los militares con varios camiones para llevarse el combustible a La Paz, donde el desabastecimiento ha aumentado en forma preocupante. Y no solo faltan allí los combustibles como la gasolina,el gas o la parafina, tampoco hay alimentos como la carne, el pan, verduras y legumbres.


Los militares se encontraron con un cerco humano y se enfrentaron violentamente con los protestantes. Seis personas murieron y otras 30 fueron heridas con armas de fuego, aunque los responsables del sangriento operativo militar reconocen solamente tres víctimas.

“Del ejército no salió ningún proyectil, ellos estaban usando dinamita”, dijo el Ministro de Defensa, Fernando López.


Los manifestantes han amenazado al gobierno interino de volver a decretar el llamado “cerco de Túpac Katari” a la ciudad de La Paz, como lo hicieron en el año 2003 y cuando Gonzalo Sánchez de Lozada era presidente de esa nación.


Las provincias indígenas, en esa oportunidad, rodearon la ciudad de La Paz por varios días y provocaron incendios, saqueos y desabastecimiento. Murieron 70 campesinos y el cruento enfrentamiento pasó a la historia boliviana como “La masacre de octubre”.

Gonzalo Sánchez de Lozada fue obligado a renunciar.


En el 2005 el famoso cerco volvió a funcionar. Esta vez el presidente Carlos Meza también terminó prematuramente su mandato. La idea del cierre total de La Paz viene desde 1781, cuando los pueblos originarios luchaban contra el colonialismo español. Julian Apaza, a quien llamaban Túpac Katari, junto a miles de indígenas cercó la ciudad de Nuestra Señora de La Paz, como se llamaba entonces, durante varios meses.


Los días de horror y muerte, como tambien la hazaña de los indígenas aparecen en la historia boliviana. El 15 de noviembre de 1781, el líder emblema de los pueblos indígenas de Bolivia fué asesinado, y ese mismo día, Evo Morales lo recordó a través de su cuenta de twitter, desde México, donde se encuentra asilado.


Los habitantes de El Alto y otras regiones agrarias del país acordaron seguir asfixiando a La Paz, ahora con un movimiento más organizado y un paro indefinido.

El fantasma y el miedo por el famoso cerco Túpac Katari, aparece de nuevo en Bolivia.

Así contaban la noticia en el canal internaicional RT: