Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

Otro crucero aislado en el mar por coronavirus

Otro crucero que transporta 3.500 personas tiene entre sus pasajeros el coronavirus. El barco Grand Princess (La Gran Princesa), está varado en la costa de California mientras se realizan las primeras pruebas médicas. Un pasajero murió y otros 4 se infectaron en un viaje anterior del mismo crucero.

Las pruebas fueron recogidas por un helicóptero militar cuando el buque fue detenido frente a San Francisco. El gobernador de California se ha negado a permitir que el barco atraque hasta que todos los pasajeros sean evaluados. Los resultados de las pruebas serán conocidos este fin de semana. Hay 142 británicos entre los que están a bordo del barco, que regresa de un viaje de Hawai y México.

Un hombre de 71 años que navegó en el Gran Princesa a México murió de coronavirus el miércoles. Otros dos pasajeros del crucero están en un hospital en el norte de California, mientras que dos canadienses que recientemente estuvieron en el barco dieron positivo después de regresar a casa.


Es muy probable que La Gran Princesa permanezca en la costa de California por varios días, ya que las autoridades nortemaericanas no quieren permitir que sus pasajeros bajen a tierra. Otro crucero, el Diamond Princess, sufrió un brote dramático y mortal, mientras estaba en cuarentena en Japón el mes pasado. Seis personas murieron y 621 resultaron infectadas. Ambos barcos son operados por la misma compañía, Princess Cruises.


Los 3.500 pasajeros a bordo del trasatlántico Grand Princess de 290 metros de largo, permanecen en el mar en tanto las autoridades intentan mantener a raya un posible contagio masivo del Covid-19.



El crucero desembarcó a cientos de pasajeros en cuatro puertos de México el mes pasado, incluyendo personas que más tarde arrojaron positivo al virus. El Grand Princess hizo escalas en Manzanillo, Puerto Vallarta y Mazatlán, antes de su último atraco en Cabo San Lucas, el 18 de febrero y dirigirse de regreso a San Francisco.