Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

Mil turistas encerrados en un hotel en Tenerife

Un hotel en Tenerife en las Islas Canarias de España fue cerrado después de que un médico italiano visitante dio positivo por coronavirus. Alrededor de 1.000 turistas alojados en el Hotel H10 Costa Deje Palace fueron puestos en cuarentena mientras se realizan los exámenes médicos.


Según los informes, el médico infectado es de la región de Lombardía, donde las autoridades italianas siguen luchando intensamente contra un fuerte brote del coronavirus.


Agentes de la Policía Nacional custodian el hotel y nadie puede entrar ni salir mientras no se cumplan los controles sanitarios a empleados y huéspedes. La situación es alarmante y la psicosis del aislamiento ha provocado temor y pánico entre los turistas, según algunos comentarios de los propios afectados por las redes sociales.



Una veintena de pasajeros del hotel turístico provienen de países de Escandinavia, al menos dos de nacionalidad sueca. Lo que iban a ser unas vacaciones invernales en la playa de Terenife, se ha convertido en un encierro forzoso. Fuentes de las autoridades sanitarias de Islas Canarias, que no quieren emplear los términos aislamiento ni cuarentena, han explicado que se están realizando controles sanitarios a las personas que pudieron haber estado en contacto con el médico italiano enfermo, que se alojó allí por varios días.


Una trabajadora relató a El País por teléfono que el personal permanece en sus puestos con mascarillas y que no tienen permitido deambular por el complejo. “Estamos agotados, hemos trabajado muchas horas, pero el hotel nos ha facilitado habitaciones para descansar”, dijo la mujer. Un camión con alimentos, mascarillas, guantes y botellas de agua descargó en la entrada del hotel al mediodía del martes.


El médico enfermo llevaba una semana en el hotel con su esposa. Dio positivo en una primera prueba realizada en el Hospital Universitario Nuestra Señora de La Candelaria, en Santa Cruz de Tenerife, donde se encuentra ingresado y aislado en buen estado de salud, según fuentes de la Consejería de Sanidad. Su mujer y otras dos personas de su círculo permanecen también en observación en el mismo hospital, aunque no han presentado síntomas de contagio.


Los grandes hospitales españoles han pasado las últimas horas enfrascados en adaptarse a una situación que muy pocos esperaban que cambiara tanto, en tan poco tiempo. La Organización Mundial de la Salud ha pedido al mundo que “se prepare para una potencial pandemia” por el coronavirus COVID-19.