Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

Migrantes desembarcan de nuevo en Italia

El barco Open Arms logró finalmente desembarcar en Sicilia a 363 emigrantes y refugiados, que habían sido rescatados de las aguas del mar Mediterráneo.


La tripulación completó su quinto rescate y salvó a todas las personas que viajaban apiñadas en una peligrosa embarcación de madera. Italia, con este desembarco, renueva el

acuerdo migratorio con Libia, a pesar de las críticas.


Lo había suspendido hace tres años para frenar el flujo migratorio en la ruta del Mediterráneo central, la más peligrosa para llegar a Europa.


Durante varios años, este convenio bilateral ha consentido el confinamiento de emigrantes en centros de detención de Libia, con el fin de que no partan hacia Italia, en los que se han registrado torturas y todo tipo de violencias. Por ello, el controvertido pacto ha sido

siempre duramente criticado por expertos en derechos humanos.


Ahora el barco humanitario de la ONG Open Arms pudo atracar en Sicilia con un total de 363 emigrantes, 98 de ellos son niños, uno de ellos muy enfermo trasladado a un hospital. El gobierno italiano autorizó el desembarco después de que Malta les negara la entrada en

varias ocasiones.


No se han dado detalles de cuáles son los países implicados en el reparto de los migrantes, los cuales fueron sometidos a estrictos controles médicos y sanitarios ya que Italia se ha declarado en estado de emergencia por el coronavirus. En la Península Ibérica se ha pedido

un nuevo juicio contra el ultraderechista y ex ministro del Interior de ese país, Matteo Salvino, quien bloqueó por 20 dias en agosto del 2019, el barco español de rescate Open Arms, con 150 migrantes a bordo.


Los rescatistas y las organizaciones de apoyo humanitario esperan que los refugiados no sean devueltos a Libia. El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados /ACNUR) estima que más de 60 personas han fallecido en los últimos meses intentando alcanzar de forma

irregular las costa del sur de Europa. Naciones y las ONG reclaman a la Unión Europea el establecimiento de un mecanismo para el desembarco que garantice la llegada de los emigrantes a un puerto seguro.