Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

Los samis recuperan derechos históricos

Pueblo originario gana juicio al Estado sueco

El pueblo originario de los samis ganó un largo y controvertido juicio al estado sueco. Ellos, ahora, y no el estado, tienen derecho a permitir la caza y la pesca en el área de su propio territorio, por encima del límite de cultivo.


Foto: Coco Villarroel


En 2009, el pueblo sami de Girja demandó al estado sueco por el derecho de arrendar la tierra, utilizada por ellos mismos, durante muchos años. La Corte Suprema puso punto final al conflicto que se mantuvo en los tribunales por más de diez años.


En un extenso dictamen jurídico, el máximo tribunal de Suecia admite que la aldea sami tiene el derecho exclusivo de arrendar la caza y la pesca en el área donde viven, sin el consentimiento del estado.”La Corte ha tenido en cuenta la importancia de la memoria antigua- se refiere a los años que los samis han vivído y han trabajado en esa región del norte de Suecia- y que existe la necesidad de una evaluación más libre en vista de la situación especial del pueblo sami”, explicó Sten Andersson, juez del Tribunal Supremo, a SVT.


En el fondo, se trataba de quien debería tener el derecho de arrendar las tierras para la caza menor y la pesca en las áreas de la aldea sami. Hasta ahora, el estado actuaba como terrateniente y cobraba arriendos desde siempre. La decisión del Tribunal Supremo es histórica y una batalla ganada en todos los frentes por los pueblos originarios suecos que viven en el norte de Suecia, desde siglos. Los samis y su cultura han mantenido sus características, a pesar de que han sido obligados injustamente a cambiar su forma de vida, y sus propias tierras son arrendadas para la caza y la pesca. Es decir, tenían que pagar para criar renos, una de las bases de la ocupación sami.


Una nueva generación sami busca ahora su lugar en la sociedad sueca, pero se sienten discriminados, ya que muchos temas históricos quedan por resolverse. Ganaron un antiguo juicio, pero creen que todavía necesitan tener mayor influencia en el uso de recursos en sus propias tierras.

Foto: Coco Villarroel


Alrededor de 20.000 samis viven en el norte de Suecia. Otros 50.000 están en las fronteras de Noruega, Rusia y Finlandia. El caso resuelto por la Corte Suprema trata exclusivamente sobre los derechos sami en relación con el estado sueco.


Específicamente, quien tiene derecho a decidir sobre la caza y la pesca en el área de una pueblo sami: el estado o los habitantes de la aldea sami. Los pueblos originarios ganaron la batalla y sus representantes, presentes en la Corte Suprema, lloraron de alegría. “Por fín, se hizo justicia”, fue el primer comentario del presidente del grupo sami de la aldea de Girja. En el juicio se discutieron reglas de tierra de los años 1.300 y 1.400 y tambien de la cría de renos en 1734, antiguas leyes que perjudicaban a los sami.


El veredicto favorable a los samis, despierta ahora otras reinvindaciones que se hacen necesarias en Suecia a los pueblos originarios. Los pueblos indígenas han sido oprimidos a lo largo de la historia y en muchas partes del mundo se encuentran entre los habitantes más pobres de los países. Los samis han vivído en el interior de Suecia septentrional desde miles de años, según la historia. Desde el primer ciclo histórico se habla de los pueblos del norte,


Al pasar los siglos se fueron reduciendo gradualmente los derechos de los samis en Suecia, y la discriminación aumentó después del año 1800. La cultura y el idioma han sido oprimidos hasta la época moderna. En el 2000 se determinó que el sami es uno de los idiomas de minoría, lo que da a los niños samis el derecho a clases en lengua materna. Ahora al menos una aldea, recupera sus tierras y sus propios derechos a la caza y a la pesca, en un juicio histórico.