Los gigantes aéreos agonizan por la pandemia

El grupo Lufthansa, la más grande línea aérea de Europa pierde cada hora un millón de euros de sus reservas de liquidez debido a la paralización del transporte. El gigante alemán reducirá su flota de 763 aparatos con la venta de unos 40 aviones. En todo el mundo, la Asociación de Transporte Aéreo Internacional ha confirmado que que podrían necesitarse hasta 200 mil millones de dólares para rescatar a las aerolíneas.



Por si fuera poco, cientos de empleados han dado positivo por Covid-19 y se espera que el número de infectados continúe aumentando, según la información publicada por varios sindicatos. 100 asistentes de vuelo de la America Airlines y al menos 600 empleados de Southwest están en cuarentena. Dos azafatas han muerto, aunque las empresas han ocultado los detalles para proteger su imagen. Con los vuelos para repatriar ciudadanos de diferentes países del mundo varados en el exterior, los tripulantes de cabina se han expuesto abiertamente a los contagios.


Las líneas aéreas están optando por menos flota y en manos públicas, solicitando millonarias ayudas estatales para salvarse de la bancarrota. La IAG, matriz de Iberia, va a desmantelar numerosos aviones, incluidos seis Airbus A380, los más grandes del mundo. El Consejo Mundial de Turismo y Viajes (WTTC, por sus siglas en inglés) estimó esta semana que debido a la crisis que afronta la industria por el virus, al menos 50 millones de empleos están en riesgo en el sector.


Si el coronavirus no se logra contener en el mundo o no se buscan medidas alternativas, a finales de mayo de este año, la mayoría de las aerolíneas en el mundo caerán en bancarrota, advirtió la consultora de aviación australiana CAPA. El problema, según los expertos, es que las reservas de dinero de las compañías de aviación se están agotando rápidamente a medida que las aeronaves están en tierra. Casi todos los vuelos en el mundo se han cancelado como consecuencia de la alarma que ha provocado la pandemia. El coronavirus ha ocasionado que más de 100 países cierren sus espacios aéreos y terrestres.



Estados Unidos, clave en el mercado aéreo mantiene cancelados todos sus vuelos a Europa, que actualmente, según la OMS, es el foco del Covid-19. La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), hasta mediados de marzo, estimaba pérdidas en el 2020 de hasta 252.000 millones de dólares. De hecho, han recomendado que se debe aprovechar esta crisis para establecer un nuevo esquema de funcionamiento de la industria aérea y reconocen que cuando se acabe la turbulencia sanitaria el mercado “apestará a nacionalismo”, donde cada gobierno va a decidir como proteger la industria. Ya hay señales al respecto.


Las líneas aéreas chinas son en su mayoría apoyadas por el estado, por lo que al menos las más grandes seguirán siendo solventes. También tienen posibilidades las compañías estadounidenses, si logran acceder a subsidios del gobierno.


En Latinoamérica, la IATA cree que las aerolíneas ya han perdido más de 15.000 millones de dólares. Las restricciones gubernamentales y a la movilidad y la incertidumbre por saber cuánto durará la pandemia son los principales problemas a futuro, especialmente para la chileno-brasileña LATAM y la colombiana Avianca, las dos aerolíneas más grandes de la región. En Brasil, donde la industria aérea emplea a 840.000 personas, el gobierno anunció medidas de apoyo como el aplazamiento por seis meses del pago de tarifas de navegación aérea, la flexibilidad de los plazos de reembolso de vuelos cancelados y el aplazamiento del pago de derechos de concesiones. Las medidas darán un respiro a aerolíneas como Gol y Azul, que han sufrido una desvalorización bursátil del 80 por ciento.


LATAM considerada la más grande de la región también abogó por ayuda estatal, recibiendo duras críticas de las autoridades chilenas. “No es conveniente que grandes empresas salgan por la televisión a pedir ayudas de parte del Estado”, dijo en en ese país el ministro de Economía, Lucas Palacios.


American Airline, United Airlines, Delta Air Lines y Southwest Airlines han puesto sus destinos en las manos del presidente Trump. La agonía de muchas empresas aéreas es inevitable y se teme que la mayoría de las aerolíneas del mundo estén en bancarrota a finales de mayo.


Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se