Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

Los europeos compran más por internet

Comprar a través de internet ha dejado de ser una tendencia, ahora es una realidad con millonarias cifras. Este año las ventas online han llegado a 621 mil millones de euros.

En el 2018 el aumento del volumen de negocios por internet fue de 547 mil millones de euros.


La categoría moda y ropa es la que encabeza el rankink con un 50 por ciento. Actualmente son los hombres los más propensos a comprar en la red, aunque las mujeres han recuperado terreno, a solo dos puntos menos que hace diez años.


También hay diferencias a nivel de país. Según la empresa Eurostat, Dinamarca, Reino Unido y Holanda encabezan la lista de países europeos en la que este hábito está implantado. Ocho de cada diez habitantes compraron algo por internet en el 2018 en esos países. La cola de esta encuesta la ocupan los ciudadanos de Chipre, Bulgaria y Rumanía. Ahora, las tiendas tradicionales ya no acogen con tanto entusiasmo en Europa fechas como el Black Friday, que antes borraban sus números rojos, internet les roba un gran trozo del pastel.



Los datos mas destacados provienen del mercado de Europa Occidental cuyo volumen de negocios representa un 66 por ciento del total obtenido con 363 millones de euros de facturación, según la oficina de estadísticas de la Comisión Europea, Eurostat.

Suecia empataba con el Reino Unido el año pasado, donde un 71 por ciento de la población hizo compras a través del comercio electrónico. Le siguen Alemania y Francia, con el 64 y el 53 por ciento respectivamente.


Un dato curioso es que el sector con mayor actividad en el Reino Unido es el de la moda, que casi llega a duplicar la media europea del 22 por ciento. Malta es el país que realiza un mayor número de pedidos a vendedores europeos.


A pesar de los buenos datos que refleja el análisis, aparecen barreras que los consumidores identifican como freno a las compras online en la Unión Europea. Se trata, entre otras cosas, de la rapidez en la entrega, la falta de confianza en la recepción de los pedidos y la devolución de productos y seguridad en los medios de pago.