Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

Los enfermos de cáncer sobreviven más en Suecia

La supervivencia al flagelo del cáncer en Suecia ha aumentado. Especialmente en algunas áreas, se han logrado grandes avances debido al éxito de nuevas investigaciones en los principales centros universitarios del país.

A principios de la década de 1980, el 35 por ciento de los hombres y el 46 por ciento de las mujeres vivían pocos meses o años más después de haber sido diagnosticados con cáncer. En las últimas cifras de la Fundación del Cáncer y la Junta Nacional de Servicios Sociales de Suecia, hasta el 70 por ciento de hombres y mujeres viven más de diez años después de un diagnóstico de cáncer.


Conceptos como “saludable” o “curado” pueden ser difíciles de definir en el contexto de la enfermedad por cáncer, escribe la organización sueca Cancerfonden. Después de completar el tratamiento y la liberación de los síntomas, el riesgo de recaída a menudo persiste durante muchos años. En este programa se están intensificando los conocimientos y recursos suecos.

La forma más común de cáncer en Suecia es el cáncer de próstata. En 1980, la tasa de promedio de supervivencia a 10 años de la enfermedad era del 37 por ciento. Ahora supera el 88 por ciento.


En cáncer de mama es la forma más común de cáncer que afecta a las mujeres en Suecia. En 1980 la tasa relativa de supervivencia a 10 años para las mujeres con cáncer de seno era del 58 por ciento. El año pasado la supervivencia superó el 90 por ciento.


Otros tipos de cáncer donde la supervivencia relativa es mejor que hace 30 años, es por ejemplo, el cáncer de riñón, y varias formas de cáncer a la sangre. El progreso se debe en parte a mejores tratamientos de diagnóstico y nuevos medicamentos, según el Fondo del Cáncer (Cancerfonden).

Sin embargo el cáncer gástrico y el cáncer pancreático se mantienen al nivel bajo de sobrevivencia de la década del 80, son enfermedades que a menudo dan síntomas solo cuando se propagan y luego son difíciles de atacar y operar. Pero, Suecia está trabajando en forma intensa en un estudio de investigación de inmunoterapia contra el cáncer de páncreas que no se puede operar.


En el Hospital Académico de Uppsala se han logrado avances notables, en un programa de investigación financiado en gran medida por el Fondo del Cáncer y dirigido por el médico jefe de la clínica de oncología, Gustav Ullenhag.


Cada dos semanas y durante cuatro meses, los pacientes practicamente desahuciados, reciben allí una jeringa con un virus con dos genes que activan su sistema inmunológico. La jeringa se coloca en el medio del tumor y descompone las células cancerosas, lo que estimula aún más el sistema inmunitario. “Al tratar el tumor en forma local, se puede decir que el cáncer del paciente se transforma en una vacuna”, escribió el doctor Ullenhag, responsable del novedoso estudio.

Gustav Ullenhag ha estado investigando la inmunoterapia durante 20 años. En el 2018 dos investigadores recibieron el Premio Nobel por bloquear con éxito una señal que dificulta la actividad en el sistema inmunitario.


42.612 casos de cáncer se registran en Suecia cada año. El cáncer de sangre y al sistema linfático afecta a 4.500 personas anualmente. Aproximadamente 10.473 hombres son diagnosticados de cáncer a la próstata, 7.558 mujeres de cáncer de mamas y 6.437 personas con cáncer a la piel.


El cáncer de colon (tjocktarmscancer) se ha presentado en 4.576 personas y el cáncer de pulmón a otras 3.995 personas. El melanoma maligno de la piel es la quinta forma más común de cáncer tanto en mujeres como hombres. En el 2016 se detectaron en Suecia 4.151 tumores.

El cáncer de sangre y sistema linfático también se presenta con frecuencia. 4.482 personas al año se enferman de linfomas, leucemias, y mielomas. Alrededor de 40.000 personas que tuvieron estos tipos de cáncer a la sangre han sobrevivído. Casi el 70 por ciento de todos los que reciben un diagnóstico de cualquier tipo de cáncer, sobreviven más de diez años, gracias a la investigación y los nuevos médotos de diagnostico en Suecia.


“Es un desarrollo fantástico, aunque nosotros los que trabajamos con el cáncer quisieramos un avance más rápido y completo. En cambio, el éxito de nuestros pequeños pasos- muchas veces desconocidos por la mayoría de la gente- nos hacen creer en la visión de que vamos a vencer al cáncer, y más personas con la letal enfermedad van a sobrevivir en el futuro”, dijo Jan Zedenius, profesor e investigador médico de la Fundación del Cáncer a TT.