Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

Las trampas de las llamadas no deseadas

Los acuerdos se deben firmar, no grabar


Desde hace un año, los acuerdos celebrados por teléfono deben firmarse digitalmente. La idea era que el requisito escrito redujera el riesgo de que los consumidores fueran engañados por los vendedores telefónicos, pero los asesores de telecomunicaciones ven signos de que el cambio en la ley ha tenido un efecto opuesto.


“Las personas más vulnerables siguen siendo los adultos mayores y quienes no hablan el idioma sueco en forma perfecta”, dijo Mattías Grafström, jefe de Telecom Advisers para el editorial Plus de SVT, otro de los medios periodísticos suecos que investiga las ventas telefónicas fraudulentas. “Es más fácil engañar y convencer a las personas para que firmen algo que no entienden del todo y luego esperan hasta que el periodo de retiro haya expirado, antes de enviar la factura. Así actúan los vendedores tramposos”, denunció Grafström.


Los asesores de telecomunicaciones quieren que los requisitos del método de identificación sean mas estrictos y también quieren ver reglas mas duras sobre la rapidez con que se puede firmar el acuerdo, durante la llamada de ventas. Una ambición importante, cuando se introdujo la ley sobre el requisito escrito, era que el consumidor debería tener tiempo para leer el contrato, con tranquilidad, sin la presión del vendedor. Todos tienen derecho a un “espacio razonable” para pensar y decidir, han explicado los telecomunicadores.


En Suecia, varios miles de personas figuran en listas de quienes no desean recibir llamadas de venta. También se venden productos y servicios para evitar las llamadas de los vendedores telefónicos. Pero, la mejor formar de luchar contra el fraude telefónico es comprender como funciona y conocer los derechos que cada persona tiene como consumidor.


TRUCOS Y TRAMPAS

Si lo que ofrece un vendedor telefónico parece demasiado bueno para ser verdad, por lo general no lo es. Hay una larga lista de trucos y trampas que es conveniente conocer, para protegerse de las ventas telefónicas fraudulentas e ilegales.


Por ejemplo, si lo llaman para decirle que se ganó algo, podría ser un fraude. Generalmente piden otros datos o pagos de costos, que supuestamente no están incluidos en el premio.

Las llamadas ofertas “sin obligación” para probar un producto o servicio nuevo, terminan costando mucho, porque no se les informa que de no cancelar para cierta fecha, se les enviará la factura por el costo total del servicio.


También existen ciertas ofertas de viajes muy atractivas, pero que no existen. Los estafadores pueden llamar diciendo que son de MasterCard o Visa, con la esperanza de engañar para que las personas paguen por protección de crédito. Otros piden los números y claves para actualizar supuestamente los datos.


Cuando sale la noticia de una crisis, los maleantes generalmente la siguen de cerca. Después de los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001 en Estados Unidos, muchos recibieron llamadas telefónicas y mensajes por correo electrónico en los que se trataba de tomar ventaja de la tragedia. Con frecuencia, estos estafadores están tratando de obtener números de tarjetas de créditos o de cuentas de banco.

Hay que tener cuidado antes de prometer una donación a un vendedor telefónico. Muchas organizaciones de beneficencia legítimas recaudan fondos llamando a donantes potenciales, pero los estafadores se aprovechan de la generosidad de la gente. Muchos usan un nombre parecido al de alguna organización muy conocida, para que las personas que contestan el teléfono hagan una donación, que termina en el bolsillo de ellos.


Lo importante es no sentirse presionado- han recomendado los expertos- hay que pedir que le envíen la información por correo. Así hay más tiempo para estudiar la oferta. Tampoco hay que sentirse obligado a usar buenos modales, cuando las llamadas sean agresivas o exigentes, solamente hay que colgar. Si no desea que lo vuelvan a llamar, solicite que la empresa lo incluya en su lista de personas que no desean recibir llamadas.