Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

La tormenta Ciara azota norte de Europa

La tormenta Ciara llegó el domingo al norte de Europa, afectando a las aerolíneas, trenes, suministro eléctrico, e incluso al fútbol. Más de doscientos vuelos fueron suspendidos en el Reino Unido, deteniendo los servicios de ferry y cerrando los parques de Londres.


La alerta roja de vientos huracanados de hasta 145 kilómetros por hora, se encendió por la tarde en Escocia y otras zonas costeras del norte de Europa. Los Países Bajos (ex Holanda) y Bélgica también han sentido los efectos del fuerte temporal.


Por este motivo, varios partidos de fútbol, entre ellos el del Manchester City fueron suspendidos. La tormenta Ciara, bautizada por la agencia metereológica británica Met Office ha inundado 159 ciudades. Todas las compañías ferroviarias británicas enviaron avisos recomendando evitar los desplazamientos. Fuertes vientos han botado árboles en las vías y han dañado el sistema eléctrico de los trenes.


Las compañías de transbordadores cancelaron sus viajes por el Mar de Irlanda y el Canal de la Mancha. La operadora ferroviaria alemana Deutsche Bahn canceló sus trenes de larga distancia hacia Kiel y la Isla de Sylt. En el aeropuerto de Frankfurt, la tormenta obligó a sus pender numerosos vuelos y los pasajeros estaban en los terminales esperando que pasara la tormenta. En Francia también se han registrado cortes de electricidad e inundaciones. Se ha pedido a los ciudadanos evitar los bosques, la costa y los viajes en barco.


En Suecia, la tormenta Ciara mostró su furia en el sur del país. En las regiones de Skåne, Blekinge, Småland, Halland y Götaland se sintieron fuertes vientos y persistente lluvia que obligó a cancelar buses y trenes. El tráfico de vehículos por puentes y viaductos también fue detenido transitoriamente. Un avión que se dirigía a Londres desde Landvetter se vio obligado a regresar debido a los vientos huracanados.


En las islas suecas de Öland y Götland, olas gigantes causaron pánico entre sus habitantes. La empresa Skänetrafiken detuvo el tráfico de trenes en ciudades como Malmö, Helsinborg, Teckomatorp, Udevalla y Strömstad. El puente Öresund y el Udevalla iban a cerrar la noche del domingo.