La pandemia sigue matando ancianos

Los hogares que cobijan a personas de la tercera edad en Europa están luchando desesperadamente contra el coronavirus,a medida que aumentan los contagios y las muertes en esos recintos. Las casas de cuidados y de reposo están en estricta cuarentena en toda la UE, intentado detener la propagación del Covid-19 entre los ancianos. Francia, por ejemplo, ha confirmado que 1.416 residentes han fallecido por el virus desde que comenzó la pandemia.



Han surgido casos alarmantes en la capital española, Madrid, con informes de docenas de muertes en tres hogares de ancianos. Todos los residentes de un hogar en Nápoles fueron internados en un hospital, después de que un brote se cobró varias vidas en el lugar.


También se han reportados casos en numerosos hogares de cuidados de la tercera edad en Estocolmo, la capital de Suecia. Aunque las autoridades de la región de Estocolmo no han dado cifras, la televisión pública sueca (SVT) dice que más de 400 personas han sido infectadas y unas 50 han muerto en los hogares para los viejos (Äldreboende).


Durante algún tiempo, los funcionarios de salud franceses habían dejado en claro que el número de casos y muertes que informan cada noche, no incluían hogares de ancianos. El viernes se reveló, por primera vez, que al menos 1.416 personas mayores habían muerto desde el comienzo de la pandemia. Incluso esa cifra sería incompleta ya que otras casas de reposos de ancianos han dado informes más alarmantes. En total, 6.507 personas en Francia han muerto por el coronavirus.


En España, donde 10.905 personas han muerto, la región de Madrid es la más afectada con 4.483 muertes. La presidenta de la región de Madrid, Isabel Diaz Ayuso, ha confirmado que 3.000 personas murieron en hogares de ancianos en los últimos días de marzo. Estas casas de cuidados han visto brotes terribles que conducen a un colapso en la dotación de personal. El mes pasado, los militares fueron llamados para ayudar en hogares de ancianos y encontraron personas enfermas y abandonadas, en algunos casos muertas hace varios días en sus camas. Solo en dos edificios ocurrieron 90 muertes de personas mayores. La Casa Vitalia en Leganés, en las afueras de Madrid, reportó 43 muertos, mientras que otras 46 personas mayores han muerto en la Casa Reina Sofía de Las Rozas.


Cientos de fallecidos en hogares residenciales se han confirmado también en el norte de Italia y las infecciones se han extendido a otros hogares más al sur de Nápoles. Los familiares de los ancianos han denunciado que las pruebas para detectar el coronavirus no se hicieron a tiempo, y solo se tomaron algunas medidas cuando los residentes empezaron a morir. Un hogar de descanso llamado La Casa Di Mela, fué evacuado completamente en un intento por frenar la propagación del Covid-19.



En España, los trabajadores abandonan sus puestos por miedo a contagiarse, los hospitales rechazan pedidos de ambulancia y los ancianos mueren solos, porque los familiares no pueden entrar a visitarlos debido a las cuarentenas. El diario El País escribió que algunos cuidadores de adultos mayores han tenido que llevar sus propios guantes de cocina a la residencia para protegerse. “El virus ya está en la casa y lo están ocultando”, denunció ayer una trabajadora de la residencia Francisco de Vitoria en Alcalá de Henares, uno de los muchos centros donde ha entrado la pandemia. “Mis padres tienen 80 años, mi esposo es asmático, yo no pienso llevarme el bicho a la casa”, dijo la asistente antes de abandonar su trabajo.


Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se