Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

La izquierda gana en Irlanda

Como una revolución en las urnas han sido catalogadas las elecciones generales irlandesas. Por primera vez gana el partido Sinn Féin (SF), el brazo político de la organización terrorista IRA. El histórico ascenso de esta formación política se ha beneficiado con los errores de los otros dos partidos existentes, y ha sabido ocultar su pasado, con un eficaz mensaje social.

La formación de izquierda lleva camino de obtener, en un complicado recuento que duraba hasta el lunes, una cifra superior a los 40 diputados, en un parlamento de 160 escaños.

La presidenta del SF es Mary Lou McDonald y representa por sí misma, las claves del éxito de un partido que hasta ahora no era nadie en la política de Irlanda.


A diferencia del legandario Gerry Adams, no se le conocen vínculos con el IRA. Su imagen afable y de ciudadana corriente no tiene nada que ver con la autoridad y hasta el temor que representaba la generación de Adams.


La ganadora de las elecciones irlandesas trae un mensaje muy centrado en los problemas del día a día, como la falta de viviendas y un nuevo programa de pensiones. También guarda bajo la falda la intención de una Irlanda reunificada. El Sinn Féin anunció que intentará formar coalición con el resto de partidos progresistas minoritarios, los verdes, laboristas o socialdemócratas, pero no parecen que puedan alcanzar la cifra mágica de 80 diputados para gobernar con mayoría.


Hasta el momento, el partido de izquierda ha obtenido el 24,5 % de los votos, en comparación con el 22 del partido Fianna Fáil y el 21 % del Fine Gael. En todo caso faltan todavía 60 escaños por repartirse en el Parlamento. Lo concreto es que ganó el Sinn Féin y se vislumbran muchos cambios en el futuro de Irlanda, incluso sus relaciones con la Unión Europea.


Cuando las transferencias hayan determinado a donde van los asientos finales, comenzará el trabajo difícil. Después de las últimas elecciones generales irlandesas en 2016, tardó 70 días en formarse un gobierno, porque entonces, tampoco, ningún partido ganó la mayoría.