La excepción sueca parece terminarse

Los pubs y restaurantes pueden ser clausurados.


Los restaurantes, cafés, pubs y bares de Estocolmo y todo el resto del país serán controlados por la policía y funcionarios municipales para garantizar el cumplimiento de las normas de protección contra las infecciones del coronavirus. Muchos de ellos siguen funcionando llenos de clientes.



Si algún establecimiento permite el hacinamiento de los clientes, será inmediatamente clausurado. La gente acude en estos días a muchos restaurantes al aire libre a pesar de las órdenes de la Autoridad de Salud Pública. En la última conferencia de prensa se emitió una recomendación directa a los municipios del país para llevar a cabo controles, especialmente en estos días festivos de Semana Santa. Las autoridades suecas han insistido en que es muy peligroso “reunirse y moverse entre muchas personas”. El epidemiólogo estatal Anders Tegnell dijo que la responsabilidad recae tanto en los empresarios como en sus invitados.

“He visto mesas al aire libre abarrotadas de gente en los pubs, no van a seguir abiertos si rompen las reglas”,comentó el ministro del Interior, Mikael Damberg.


Las autoridades de salud y del gobierno han avertido que los controles más estrictos se cumplirán este fín de semana.



Por otra parte, los empleados del comercio en general han denunciado que trabajan con enorme preocupación y miedo. Ellos tienen contacto a diario con 500 y hasta mil personas, sin saber si alguno de ellos es portador del mortal virus.


Los sindicatos piensan que algunos empleadores suecos no toman en serio los riesgos del contagio colectivo. Los trabajadores están expuestos a riesgos infecciosos que podrían evitarse. Se encuentran con clientes que tosen en la caja. Tienen que reponer estanterías cuando los locales están abarrotados y los clientes se acercan a medida que pasan.

Algunos supermercados han marcado la distancia en que las personas deben esperar en las cajas, pero muchos ignoran las normas y advertencias. Muchos han instalado tableros de plexiglás para proteger al personal, pero algunos como el supermercado de Länsmansgården de la cadena Netto en Gotemburgo no lo tienen.



“Creemos que los empleadores han llegado tarde con los problemas del entorno laboral para proteger a los empleados en las tiendas”, denunció Susanna Gideonsson, presidenta sindical de la Asociación de Empleados del Comercio, al SVD. Ella dijo que este es principalmente el caso del comercio de comestibles, que en el último mes ha tenido un gran impulso y una fuerte presión para los trabajadores en sus locales. “No trabajas menos, sino más y expuesto a un riesgo infeccioso en cada momento.


Hemos conversado con socios de nuestro sindicato que han dicho que los empleadores no hacen nada por protegerlos. Algunos empleadores hacen más, otros hacen menos”, dijo ella. En la mayoría de las tiendas, restaurantes y supermercados, incluyendo las farmacias y la botillería estatal (Systembolaget), los empleados no usan mascarillas, ni guantes.


En las últimas 24 horas han muerto otras 77 personas por el coronavirus en Suecia. El total de fallecidos es ahora 870. Sin embargo es una disminución desde el jueves cuando se reportaron 106 decesos. El número total de infectados es ahora de 9.685 casos.


Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se