Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

La espectacular fuga del titán de la Renault

Escondido en la caja de un instrumento musical, escapó de Tokio, el presidente ejecutivo mejor pagado de Japón, Carlos Ghosn. El ex líder de Nissan, Mitsubishi Motors y Renault, protagonizó una fuga “de película” desde su departamento en Tokio a Líbano.


Carlos Ghosn era uno de los rostros más conocidos en Japón como “titán” de la industria automotriz, hasta noviembre del 2018, cuando fue detenido por sospechas de mala conducta financiera. La policía lo detuvo por cuatro cargos, dos por ingresos diferidos no declarados a las autoridades bursátiles por Nissan y otros por abuso de confianza agravado.


Además había renunciado a la presidencia de Renault antes de que Francia anunciara otras investigaciones en su contra. Su tres pasaportes fueron confiscados por el gobierno japonés ya que temían que huyera del país. Le habían impuesto una fianza de 1.500 millones de yenes, unos 13,8 millones de dólares, lo que le abligaba a permanecer en Japón antes de su juicio fijado para este año 2020.


Desde ese momento Ghosn vivió bajo estricta vigilancia, además le prohibieron el acceso a teléfonos y computadoras.


Carlos Ghosn fue llamado “el salvador de Nissan”, después de su llegada al grupo japonés en el año 1999. Desde el comienzo del caso en su contra, denunció un “complot” por parte de Nissan para impedir una fusión con Renault. Su defensa solicitó la anulación del proceso en Japón y acusó a los fiscales de tomar acciones ilegales y de colusión con Nissan para destituirlo.


Según los primeros informes, Carlos Ghosn huyó de su hogar japonés en una caja de instrumentos musicales (un Violoncello), en una audaz acción al estilo de una película de Hollywood, ideada por su esposa y con la ayuda de una banda de música gregoriana y un grupo de ex oficiales de fuerzas especiales.


El escape comenzó cuando los músicos llegaron a la residencia de Ghosn en Tokio, invitados para una supuesta fiesta familiar. Al final de la presentación, mientras los músicos empacaban sus instrumentos, Ghosn, de baja estatura, se metió en una de las cajas más grandes y fue llevado a un aeropuerto local.


Un avión privado estaba esperando para llevar al ex titán del imperio automovilístico a Estambul, Turquía. Desde allí y custodiado por 11 “gorilas” abordó otro avión hacia el Líbano, donde desapareció de todos los radares cuando se acercaba al aeropuerto internacional Beirut- Rafic Hariri.


Ricardo Karam, un presentador de televisión libanés y amigo de Ghosn que lo entrevistó varias veces, confirmo que el magnate llegó al Líbano sano y salvo. “El está ahora en casa, ha sido una gran aventura”, dijo Karam. Carlos Ghosn tiene tres pasaportes, es ciudadano de Brasil, Francia y Líbano.


#CarlosGhosn