Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

La Canciller alemana quiere irse

La canciller de Alemania, Angela Merkel, ha dado sus primeros pasos para alejarse de la vida política. Viene anunciando que dejará el liderazgo de su partido y que no buscará la reelección al cargo cuando termine su actual mandato, en 2021.

Algunas analistas políticos, e incluso integrantes de su partido, Unión Demócrata Cristiana (CDU), expresaron dudas de que ella pueda seguir realmente en el podewr hasta el 2021 y hasta han vaticinado que pueden haber elecciones anticipadas. Merkel, de 65 años, ha estado 19 años a la cabeza de su partido y 14 a cargo del país.


Su actual gobierno de coalición ya no cuenta con apoyo mayoritario en las encuestas. Ella tampoco quiere postular a la reelección como jefa del gobierno alemán en los comicios del 2021, marcando el inicio de una etapa clave, no solo para Alemania sino también para toda la Unión Europea.


Merkel que llegó al poder en 2005 tras derrotar al entonces canciller socialdemócrata Gerhard Schröder se mantendrá en el cargo 16 años, si llega a cumplir su actual periodo hasta el 2021, un verdadero record.

Angela Merkel ha jugado un rol decisivo a nivel internacional en todos los años que lleva en el poder. En medio de las tensiones generadas por la ola de inmigrantes en Europa, las presiones populistas tanto de izquierda como de la extrema derecha a nivel global, la Canciller alemana ha sabido encarnar un tipo de liderazgo democrático en distintas regiones del planeta.


Nadie le puede quitar a Merkel, la ética de responsabilidad y la seriedad política, que hoy le faltan a muchos líderes. Tampoco se puede negar que ha cambiado muchas cosas.

Eso comenzó con su propia carrera, una mujer en un partido tradicionalmente patriarcal como la CDU. Pero rechaza hasta hoy ser llamada “feminista”. “No quiero adornarme con laureles que no me pertenecen”, dijo en una entrevista reciente con el periódico alemán Die Zeit.

La decisión de Merkel de acoger a cientos de miles de refugiados en 2015 sigue siendo controvertida. Para algunos se transformó en una figura odiada, y para otros, en la salvadora de Occidente.

La revista Time la distinguió como “Persona del Año” en 2015, mientras los manifestantes en su propio país le gritaban “!Que se vaya Merkel!”.


El objetivo de Angela Merkel, según el biógrafo Ralph Bollmann, para sus últimos meses en la política, es no dejar a Alemania y tampoco a Europa en el caos. No le queda, sin embargo, mucho tiempo para lograr otros cambios, se siente enferma y muy cansada. Padece temblor ortostático primaria, una enfermedad rara en que las convulsiones se producen solo estando de pie. En los últimos meses ha sufrido tres episodios de temblores en otros tantos actos oficiales.