Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

Juzgarán al líder de la derecha italiana

El líder de la extrema derecha italiana, Matteo Salvini, enfrentará finalmente la justicia por retener a inmigrantes en el mar. El Senado de ese país votó favorablemente para permitir que los fiscales lo puedan sentar en el banquillo de los acusados.


Salvino, quien se desempeñó anteriormente como ministro del Interior de Italia, está acusado de mantener ilegalmente a personas en un barco frente a Sicilia durante varios días en el mes de agosto de 2019. Unos 116 emigrantes permanecieron a bordo del barco Gregoretti durante casi una semana.


El líder derechista ha dicho en repetidas ocasiones que quiere ir a la corte. Le dijo a la cámara que quería “decirle al mundo” que sus políticas de migración “salvaron muchas vidas”. Según la ley italiana, los ministros tienen inmunidad parlamentaria para las acciones tomadas mientras estaban en el cargo. Pero un comité votó en enero pasado para despojar a Salvini de su inmunidad, dejando la decisión de juzgarlo en manos del Senado, que lo mandó finalmente a la Fiscalía.


Para un hombre que ha construido su éxito político en una línea dura contra los inmigrantes, la decisión de juzgarlo por bloquear a los inmigrantes para que no entren a Italia, alimenta la imagen que representa de si mísmo, como defensor de la nación italiana. La eventual condena no parece preocuparle por ahora.



Las ruedas de la justicia se mueven lentamente en Italia, incluso si fuera condenado, tendrá derecho a dos apelaciones, lo que podría llevar varios, sin que pase nada. Silvio Berlusconi, fue condenado por fraude, luego fue conmutada su sentencia y regresó como flamante eurodiputado italiano. Un regreso político al estilo italiano.


Durante años, la extrema derecha italiana se ha quejado de que el país ha acogido a una gran cantidad de emigrantes que huyen a través del Mediterráneo, y ha pedido que otros países de la UE también se hagan cargo. Salvini adoptó una postura firme sobre los barcos de refugiados, una política total de puertos cerrados. Los emigrantes salvaron la vida por la intervención de la iglesia católica, de lo contrario habrían muerto de hambre o ahogados, tratando de alcanzar la orilla. Los movimientos antiracistas y de derechos humanos han denunciado que Salvino, a cualquier precio, quiere mantener a los inmigrantes fuera de Italia.