Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

Investigan denuncias y muertes en hospitales suecos

Los Hospitales Karolinska, Söder y Danderyd están siendo investigados.


Los hospitales en Estocolmo han recibido más denuncias que nunca. Desde el 2019 van 107 notificaciones por lesiones y riesgos de pacientes de carácter grave a la Inspección Sueca de la Salud (IVO). Diez muertes estarían relacionadas con la falta de atención y la alta carga de trabajo de médicos y enfermeras.


Los mismos centros asistenciales han notificado los casos a la llamada Lex Maria, que es una ley que data de 1930 en Suecia y que obliga a quienes trabajan en los servicios de salud denunciar errores e irregularidades a la Inspección de Salud. Cualquier trabajador de un hospital (médicos, enfermeras y asistentes) pueden denunciar un propio error o de otros que causen daños a los pacientes. 107 denuncias no es poco y han ido aumentando en los primero meses de 2020.


La jefa de salud de la Región Estocolmo, Anna Starbrink, dijo al SVD que es importante que se denuncien y se reporten las anomalías en la atención de los enfermos, especialmente en los servicios de urgencia. “No debe existir una cultura del silencio, me gustaría que todos se atrevieran a informar cuando ocurren errores o la atención sea deficiente o mala”, dijo Starbrink. Ella piensa que es necesario reclutar más enfermeras y ese proyecto “estaría funcionando”. Al mismo tiempo los hospitales deben reducir los costos, porque según las autoridades de salud, “no podemos brindar una buena atención en la región con dinero que no tenemos”.


Aunque existe una reestructuración en los servicios de la salud, los hospitales en su mayoría han despedido a médicos y enfermeras y han cerrado numerosas clínicas, para desviar la atención hacia los policínicos locales (Vårdentralen). Los políticos quieren ver menos pacientes en los hospitales, pero en ningún caso reducir el número de lugares de atención, lo que ha provocado un caos, largas esperas en las urgencias y hospitales repletos con enfermos en los pasillos.


Las 10 muertes relacionadas con la falta de espacio en los hospitales de emergencia de Estocolmo, son solo la punta de un iceberg, según el médico Akil Awad, quien fue uno de los primeros en denunciar las irregularidades al Dagens Nyheter. “Los pacientes más viejos y frágiles son los que sufren lo peor”, dijo el facultativo.


Aunque no es posible saber cuanto impacto tuvo la falta de espacio y la alta carga de trabajo en el caso de los fallecimientos denunciados, el hacinamiento y la reubicación de los pacientes son factores de riesgo muy conocidos. Las muertes que están siendo investigadas ocurrieron en los Hospitales Karolinska, Söder y Danderyd. Los hospitales de emergencia recibieron presupuestos ajustados y han sido obligados a programar millonarios ahorros. Los que están atrapados son los los enfermos más graves. Y los políticos, con programas equivocados, despidiendo profesionales capacitados, sin invertir el dinero suficiente en los hospitales y centros de salud.


Las irregularidades deben ser informadas al IVO, cuando existe alguna sospecha de lesión o riesgo de daño. La Inspección de la Salud cree que la seguridad del paciente “siempre debe ser salvaguardada tenemos que saber para actuar inmediatamente”, han escrito las autoridades. En el Karolinska, los pacientes que murieron estaban en cirugía de emergencia, pero en ese momento había una reorganización del hospital y faltaban lugares de atención. En el Centro Universitario de la comuna de Solna se conocieron el año pasado 61 denuncias a la Lex María. La mayoría de los reclamos, de carácter grave, están siendo investigados por el IVO.


Entre los últimos casos conocidos, una mujer vivió 18 meses con dos espirales en su interior. Le habían puesto dos aparatos anticonceptivos por error. Una matrona apuró un parto aumentando la cantidad de medicinas para estimular las contracciones y el recién nacido recibió demasiado oxígeno en su cerebro. Un médico y una enfermera no se dieron cuenta de la gravedad de una niña que presentaba problemas respiratorios, la enviaron a su casa por influensa, Pero más tarde, en otro hospital, se dieron cuenta que la menor tenía coágulos de sangre en los pulmones.