Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

Insólito: Tribunal europeo avala expulsiones

El Tribunal Europeo de Derechos humanos ha rectificado inusualmente una condena aplicada a España en el 2017. Ahora dice que el estado español no vulneró la convención europea con la expulsión de dos emigrantes en 2014, en la valla de Melilla.


Para el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), las llamadas “devoluciones en caliente de emigrantes” son legales y no vulneran los derechos humanos. Así lo dice un fallo conocido esta semana, en un inesperado cambio de criterio. La sentencia, que es definitiva, revoca una decisión anterior del Tribunal en la que se condenaba a España por la expulsión automática a Marruecos de dos jóvenes que intentaron entrar por Melilla.


Los 17 jueces de la instancia superior consideraron por unanimidad que España no violó la prohibición de realizar expulsiones colectivas que figura en la Convención, ni el artículo 13 que recoge el derecho a un recurso efectivo.

Según el texto del fallo, los dos jóvenes emigrantes, que demandaron a España ante el Tribunal “se pudieron ellos mismos en una situación de ilegalidad al acceder a lugares no autorizados”. También los acusan de haber recurrido a la fuerza al saltar una reja.


Policías y guardias civiles están de enhorabuena”, escribió el diario OK, en referencia a cómo ha sido recibida la noticia del fallo del jueves de la Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que avala “las expulsiones en caliente” en la frontera española de Melilla.


En derecho migratorio, una devolución en caliente o devolución sumaria es la práctica, generalmente por parte de los cuerpos de seguridad de un estado, de expulsar del país a un inmigrante irregular, en el momento en que intenta cruzar la frontera, sin aplicarle ninguna de las protecciones o garantías de la legislación de extranjería de ese país.

El pronunciamiento significa que la policía española va a seguir haciendo lo mismo, mientras el gobierno lo acepte: expulsar a los inmigrantes en cuanto pisen la frontera, es decir en caliente. Estrasburgo ha dado un giro de 180 grados que tendrá importantes consecuencias para la legislación española y también europea en materia migratoria. La semana pasada se rescataron del mar a 87 personas, entre ellas cinco niños que viajaban en una barcaza por el mar de Alborán. Dos refugiados murieron en su intento de pisar España. No se ha confirmado cuantos serán devueltos a Marruecos o a otros países.