Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

Inmigrantes, los grandes olvidados del mundo

La nueva Comisión Europea debe propiciar un acuerdo sobre los refugiados, que de cualquier modo, intentan llegar al continente. Esta semana, una embarcación que iba rumbo a las Islas Canarias naufragó provocando la muerte de 62 inmigrantes procedentes de Àfrica, entre los cuales habían niños y mujeres. Mueren ahogados huyendo de la miseria, del hambre, y de la misma muerte, olvidados del mundo.

La Organización Internacional de Migraciones (OIM), entregó un informe señalando que las mafias, que controlan las rutas de inmigrantes, han cambiado de destino, después de que el Mar Mediterráneo se haya cobrado 15.000 víctimas desde el año 2015. También incide de que Europa haya puesto “vallas rojas” ante la masiva llegada de indocumentados a sus costas.


Ahora apuestan por travesías más largas con salida desde Gambia o Senegal, para cruzar el Atlántico hacia España o Portugal. 150 personas han perdido la vida este año por esa ruta, soñando con alcanzar las costas canarias.

Según datos del Ministerio del Interior español han llegado a sus costas 1.987 personas, un incremento del 57,3 por ciento con relación al año pasado. En solo una semana y media, unos bañistas rescataron a 24 inmigrantes que llegaban a la Playa del Àguila, entre ellos seis niños y tres mujeres embarazadas.


Otros turistas británicos se vieron obligados a socorrer a otra patera con una docena de refugiados africanos. En el último rescate, solo 85 personas que sabian nadar -79 gambianos y 6 senegaleses, pudieron llegar hasta la costa y salvar sus vidas.

Mientras tanto, en la isla griega de Lesbos, el campamento de Moria sigue siendo la cruel bienvenida de Europa a los inmigrantes. Alli viven hacinadas 15.000 personas en unas instalaciones construídas para un máximo de 2.500, que tienen que hacer colas de horas para ir al baño, para comer, para que les vea un m¿edico, para que tramiten sus peticiones de asilo. En ese lugar murió hace unos días de deshidratración, un niño de nueve meses.

El campo de refugiados de Mora se ha definido como “un infierno”. Grecia es la frontera caliente del Mediterráneo y la isla de Lesbos es la que recibe más embarcaciones con personas de Afganistán, Siria, Congo e Irak. Ahora se ha abierto una nueva ruta, el Atlántico hacia España.


Alumbrar una nueva política de asilo es uno de los retos que debe priorizar la nueva Comisión Europea de Ursula von der Leyen. Sus primeras declaraciones indican que tiene la voluntad política de hacerlo. Todos esperan que no vuelva a fracasar la política de cuotas obligatorias impulsada por Alemania en 2015, repartirse 160.000 refugiados entre los países miembros. Por ahora, seguimos dando una cruel bienvenida a quienes, cruzando los mares y arriesgando sus vídas, buscan solidaridad y un futuro diferente.