Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

Incendios en Australia podrían llegar a Sidney

Las condiciones climáticas han sido adversas para detener las llamas de los gigantescos incendios forestales que afectan el este de Australia.

El aumento de la temperatura que no baja de los 37 a 40 grados centígrados, el ambiente seco y los fuertes vientos de hasta 70 kilómetros por hora no han podido extingir las llamas en más de 40 focos incendiarios,


Ahora, el fuego avanza hacia Sidney, la ciudad más poblada de Australia. Las llamas amenazan a decenas de viviendas en los suburbios de Turramurra, a 17 kilómetros de la capital.


Varias localidades del estado Nueva Gales del Sur, Bondi Beach, la famosa playa de arena blanca y la Casa de la Òpera están cubiertas por una densa capa de smog y humo, lo que ha motivado a miles de personas a abandonar sus hogares para refugiarse en lugares más seguros.


Las autoridades de Sidney han dispuesto numerosos aviones y helicópteros para lanzar agua y otros productos retardantes sobre árboles y viviendas para impedir la propagación de las llamas. De un centenar de incendios, alrededor de 40 todavía no están controlados. Tres personas han muerto y 100 han resultado heridas, entre ellas 22 bomberos.


El Primer Ministro de Australia, Scott Morrison, advirtió por televisión que todavía los incendios no podían ser extinguidos y llamó a todos los habitantes de ese país a mantenerse vigilantes.


Más de 3.000 bomberos y voluntarios y 60 aviones cargados de agua tratan de combatir las llamas en una franja de mil kilómetros, en la costa este de Australia. Los bomberos creen que los incendios han sido provocados por el intenso calor y la sequía en Nueva Gales del Sur y Queensland, que se ha mantenido por espacio de tres años.


Fuertes imágenes han circulado en las redes sociales y en la prensa internacional acerca de los siniestros, en especial el rescate de algunos koalas desde los bosques en llamas. Cientos de éstos animales, autóctonos de Australia, han muerto en los incendios que han arrasado más de un millón de hectáreas y convertido en cenizas 270 casas.