Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

Huawei: ¿Es una amenaza para la seguridad?

Estados Unidos ha ampliado su demanda contra Huawei, acusando al gigante chino de las comunicaciones de un plan para “robar tecnología" de las empresas norteamericanas. Huawei, por supuesto que se defiende con todas sus garras, alegando que su expansión es una amenaza para los intereses comerciales estadounidenses.


Los fiscales americanos dijeron que Huawei había violado los términos de las asociaciones con empresas de ese país y había robado secretos comerciales, tales como el código fuente y la tecnología de robots. Los chinos niegan todas las afirmaciones.


Meng Wanzhou, directora financiera e hija del fundador de Huawei todavía esta detenida en Canadá, donde está luchando contra la extradición a los Estados Unidos. La buscan allí, por cargos de fraude y violaciones de sanciones, afirmaciones que niega.


El año pasado, el Departamento de Justicia de Estados Unidos había presentado otra serie de cargos contra el segundo mayor fabricante de teléfonos inteligentes, fraude bancario y obstrucción a la justicia. El caso de la “guerra de los celulares”podría aumentar las tensiones entre China y EE.UU. e impactar los esfuerzos de expansión de la empresa china.


Pero la acusación legal en el fondo alega que Huawei engañó a Estados Unidos y a un banco global sobre su relación con dos subsidiarias, Huawei Device Usa y Skycom Tech, para hacer negocios con Irán. Otro punto importante es que el gobierno de Trump alega que Huawei robó la tecnología de T Mobile utilizada para probar la durabilidad del teléfono inteligente, así como para obstruir la justicia y cometer fraude electrónico. La tecnología de T- Mobile, conocida como Tappy, imitaba los dedos humanos para probar teléfonos. En total, USA ha presentado 23 cargos en contra de la compañía asiática.


Huawei es uno de los proveedores de servicios y equipos telecomunicaciones más grandes del mundo, y recientemente pasó a Apple, para convertirse en el segundo mayor fabricante de celulares por volumen, después de Samsung. Estados Unidos y otras naciones occidentales están preocupados de que el gobierno chino pueda usar la tecnología inmensa de Huawei para “expandir su capacidad de espionaje”, aunque la empresa insiste que no hay control gubernamental.


Huawei es lo que los chinos llaman un campeón nacional. Una empresa privada, encargada de las ambiciones de China de ir al mundo y liderar el camino. Pero ahora toda la fuerza del sistema de justicia de los Estados Unidos se les viene encima. ¿Una guerra comercial y política o una caza de brujas?. Los gobiernos del mundo van a tener que elegir muy pronto con cual tecnología se quedan.