Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

Hinchas enojados con Zlatan

La estatua de Zlatan Ibrahimovic existente en la ciudad de Malmö, al sur de Suecia, fué parcialmente destrozada, manchada con pintura y escríta con amenazas racístas. Desconocidos escribieron allí “Cigani die” (Muere gitano), e incluso le lanzaron bengalas y disparos a la base del monumento, ubicada fuera del estadio.

Se ha instalado una cerca alrededor de la estatura del ídolo del fútbol sueco para protegerla de los vándalos. La Municipalidad de Malmö ha dispuesto tambien un monitoreo especial y guardias adicionales.


La policía inició una investigación por daños y amenazas de muerte. La residencia del mejor jugador de fútbol de Suecia, ganador del Globo de Oro 11 veces, también fue atacada la noche del miércoles pasado. En la puerta de la casa de Zlatan, en el centro de Estocolmo, desconocidos lanzaron ácido y pintaron la palabra “Judas”.

Todos creen que las amenazas vienen de supuestos fans, enojados con el crack, por haberse unido al equipo Hammarby de Estocolmo nada menos que como socio, es decir co-propietario del club de la Tele2 Arena.


Diferentes opiniones en los medios de prensa critican a Zlatan por no haber invertido su dinero en Malmö, donde nacio como futbolista. “Ibrahimovic comenzó su carrera profesional en Malmö FF antes de dar el salto al gran mundo del fútbol, pero ahora el jugador de 38 años regresa a Suecia con una camiseta verde y blanca en sus manos y como nuevo socio de Hammarby, algo que Malmö FF no sabía”, han escrito sus hinchas en las redes sociales.

Cuando Zlatan anunció que se convertiría en socio en Hammarby y que “quería ser parte del viaje y convertir a Hammarby en el club de fútbol más grande de Escandinavia”, las reacciones no se hicieron esperar en todos los medios periodísticos.


Aunque Zlatan haya sido un nómade del fútbol durante toda su carrera, obviamente ha sido una gran sorpresa que decidiera, al final, quedarse con el Hammarby.