Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

Gobierno argentino suspende sus pagos

El default es cuando un país entra en una cesación de pagos o cuando incumple total o parcialmente con sus acreedores. Estos pueden ser locales o extranjeros, e incluso organismos como el Fondo Monetario Internacional. Los países no hacen default, lo hacen sus gobiernos.

El presidente argentino, Alberto Fernández confirmó que su país no puede pagar los vencimientos de su deuda y comparó la situación con la de 2001, cuando Argentina se declaró en default, en la peor crisis de su historia reciente.

No es igual que en el 2001, pero sí es parecida. En ese momento teníamos 57 por ciento de pobreza, hoy tenemos un 41 por ciento de pobres, teníamos una deuda en default, hoy estamos en virtual default”, dijo el mandatario en una entrevista al programa Lacornisa que emite América TV.


Esta semana, el gobierno postergó unilateralmente hasta agosto el pago de unos 9.000 millones de dólares. El país registra una baja del 3,1 por ciento del PIB (Producto Interior Bruto), en 2019, una inflación del 55 por ciento y una deuda de casi el 90 por ciento de su mismo PIB.


“El nivel de desadencia en que estamos es muy grande, en dos años Argentina se endeudó de un modo impactante”, dijo el presidente.Alberto Fernández obtuvo la semana pasada un respaldo político del Congreso al lograr la aprobación de una ley de emergencia económica que comenzará a regir el lunes.

La ley implica el alza de impuestos a los sectores altos y medios, beneficios sociales para los sectores más pobres y un impuesto del 30 por ciento a la costa y gastos en divisas. “Argentina se quedó sin dólares, eso pasó”, enfatizó el mandatario trasandino.


“Tenemos que terminar con esa práctica de ahorrar en dólares”, agregó, al aludir al hábito histórico de los argentinos, que toman al dólar como moneda de refugio frente a la inflación.

Aseguro que a Macri, el ex presidente, “se le fugaron 100.000 millones de dólares”.