Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

Firman primer acuerdo de paz en Afganistán

Un acuerdo histórico lleno de incertidumbres


Estados Unidos y los talibanes han firmado un acuerdo histórico de paz para terminar con la guerra en Afganistán, después de más de 18 años de conflicto.Los aliados de Estados Unidos y la OTAN acordaron retirar todas las tropas dentro de 14 meses.



El presidente Trump dijo el sábado que Estados Unidos estaba trabajando “para poner fin a la guerra más larga” y traer a todas las tropas de regreso a casa. El secretario de Estado, Mike Pompeo y los líderes del movimiento islámico de línea dura asistieron a la ceremonia de la firma del documento en la región de Doha, en Qatar.


Según el acuerdo, los militantes talibanes aceptaron no permitir que Al Qaeda o cualquier otro grupo extremista opere en las áreas que ellos controlan.

Estados Unidos invadió Afganistán semanas después de los ataques de septiembre de 2001 en Nueva York, por el grupo Al- Qaeda, con sede en Afganistán. Más de 2.400 soldados estadounidenses han muerto durante el conficto. Alrededor de 12.000 todavía están estacionados en el país. En un controvertido discurso, Mike Pompeo instó al grupo militante a “mantener sus promesas de cortar lazos con Al-Qaeda. El jefe político de los talibanes, Mullah Abdul Ghani Baradar, dijo que esperaba que Afganistán pudiera salir ahora de cuatro décadas de conflicto.



“Espero que con la retirada de todas las fuerzas extranjeras de Afganistán, la nación afgana bajo un régimen islámico se alivie y se embarque en una nueva vida más próspera”, resaltó el cabecilla de los talibanes. Ahora se espera un alto al fuego completo.


Dentro de los primeros 135 días del acuerdo, Estados Unidos reducirá sus fuerzas militares en Afganistán a 8.600 y los aliados también reducirán sus fuerzas proporcionalmente. La medida permitiría al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, demostrar que ha traído las tropas a casa, antes de las elecciones presidenciales de noviembre.


El acuerdo también prevé un intercambio de prisioneros. Unos 5.000 prisioneros talibanes y 1.000 prisioneros de la fuerza de seguridad afgana serían intercambiados antes del 10 de marzo, cuando comenzarán otras conversaciones entre los talibanes y el gobierno afgano.

Estados Unidos, por su parte, levantará las sanciones contra los talibanes y trabajará con la ONU para “borrar” los castigos por separado contra el grupo. En Kabul, algunas activistas denunciaron que temían que el acuerdo pudiera empeorar la situación de las mujeres en Afganistán. “No confío en los talibanes y recuerdo como reprimieron a las mujeres cuando gobernaron”, dijo la activista Zahra Husseini, a AFP.



Este proceso pondrá a prueba a los talibanes, pero también a los veteranos líderes afganos del pasado y una nueva generación que ha alcanzado la mayoría de edad en las últimas dos décadas de guerra, y quienes buscan la esperanza de un futuro propio y diferente. Los talibanes guardan las armas y los militares extranjeros regresan a sus hogares, parece fácil, pero ¿podrán los lideres talibanes y afganos compartir la paz?. Un acuerdo histórico lleno de incertidumbres.