Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

Ex rey de Bélgica reconoce una hija ilegítima

El ex rey de Bélgica, Alberto II, admitió finalmente que era el padre de una mujer nacida de una aventura extramatrimonial. El ex monarca se vio obligado a realizar una prueba de ADN que dio positivo.



Llevaba más de un década luchando contra el reclamo de paternidad de la artista belga Delphine Boël, de 51 años. El padre del rey Felipe, de 83 años, decidió poner fin a un largo viaje que lo había enfrentado con su “nueva” hija, asegurando que quiere “finalizar con honor y dignidad este difícil proceso”. Sin embargo, sus abogados han sembrado algunos duas señalando que existen “argumentos jurídicos para justificar que una paternidad legal no es necesariamente el reflejo de una paternidad biológica”, y que el proceso adaptado les parece discutible. Sin embargo, la batalla legal que se arrastraba desde 2013 ha terminado y el ex rey acepta a Delphine como su cuarto hijo.


Los rumores de que el monarca de Bélgica tenía un hijo ilegítimo surgieron por primera vez en 1999, en una biografía no autorizada sobre su esposa. La acusación provocó un escándalo real y muchos chismes en los medios de comunicación de ese país.


Delphine Boël alegó por primera vez que el Rey Albert era su padre biológico durante una entrevista en 2005. Su madre, la baronesa Sybille de Selys Longchamps ha afirmado que los dos tuvieron un romance entre 1966 y 1984, cuando todavía era el Príncipe Alberto de Lieja. Sin embargo, después de la muerte de su hermano mayor en 1993 a los 62 años, inesperadamente llegó al trono.


Ocupó el cargo hasta julio de 2013, cuando anunció su abdicación, citando problemas de salud, y fue reemplazado por su hijo, Philippe. Se ha comentado que recibe un ingreso anual de aproximadamente un millón de euros.


El año pasado se negó a cumplir una orden judicial para someterse a pruebas de ADN. Ahora lo hizo y reconoce a su hija después de 51 años. Delphine Boël pasa a ser la cuarta hija y con todos los derechos de herencia y realeza. Bélgica tiene una monarquía constitucional en la que el rey desempeña un papel principalmente ceremonial.