Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

Europa se prepara para la crisis del coronavirus

La UE aporta 232 millones de euros. De a poco se van cerrando fronteras.


Siete muertos en Italia, ciudades prohibidas y trenes detenidos. Las fronteras de Europa aún permanecen abiertas y las autoridades están haciendo todo lo posible para calmar la situación, a medida que se propaga peligrosamente el coronavirus.

La Unión Europea ha retirado un “paquete” de millones de euros de su caja fuerte, para ayudar en la investigación y combate de la epidemia. A la OMS se le han prometido 232 millones de euros, equivalentes a unos 2.500 millones de coronas suecas. Del total del aporte, 114 millones de euros van para el combate directo de la infección; 15 millones de euros para apoyar a los países asociados; 100 millones para financiar la investigación, el desarrollo de posibles vacunas y tratamientos.

Finalmente, se deberían utilizar 3 millones de euros en dinero de la UE, para llevar a casa a los ciudadanos europeos que todavía permanecen en Wuhan, zona epicentro del virus COVID-19.


El coronavirus se ha extendido en Europa. Además de las muertes en el norte de Italia, también han aparecido ciudades prohibidas, ha empezado el acaparamiento de alimentos y bienes, y se ha detenido el tráfico de trenes en toda Italia y los países vecinos. La infección habla hoy del miedo y la incertidumbre de como prepararse. Hoy el virus ha saltado de Italia a España. Un ciudadano italiano ingresado en Tenerife ha dado positivo.


En Alemania, el virólogo Christian Drosten, uno de los principales expertos mundiales y director del Instituto Virológico de Charité en Berlín, quien desarrolló el primer método de prueba para el coronavirus, advirtió que es inevitable una pandemia. “Hay que desacelerar el desarrollo del virus en el último segundo con todas las fuerzas disponibles, no tenemos mucho tiempo y no creo que se pueda evitar una pandemia”, dijo el destacado científico, a la televisión alemana.


Las autoridades de los países vecinos a Italia están haciendo todo lo posible para evitar el pánico. En la mañana del lunes el tren de alta velocidad Eurocity 1288 de Venecia a Múnich había sido detenido en el lado italiano del paso Brenner, porque dos pasajeros tenían ataques de tos y mucha fiebre. Austria bloqueó inmediatamente el límite del tráfico ferroviario.



El coronavirus pone nerviosos a los inversores. WallStreet abre en rojo y el dowjones se desploma casi 1.000 puntos. El fantasma del virus campa a sus anchas por el mundo y amenaza con volverse una pandemia y las preocupaciones se han extendido esta semana a las bolsas de valores de Europa. El virus se está acercando, y por lo tanto, el miedo a una economía global paralizante está creciendo, han advertido los expertos. La bolsa de valores de Frankfurt abrió el lunes con un signo negativo de casi un 4 por ciento y la bolsa de Milán con menos del 4,4 por ciento. En Alemania, una posible pandemia golpearía fuertemente las exportaciones y la industria automotriz dominante al disminuir la demanda de China y romperse las cadenas de suministros mundiales.


En Francia, el ministro de Transporte explicó que no hay razones para cerrarle las fronteras a Italia. Ni España, ni Suiza están considerando actualmente esas medidas. En Grecia, el gobierno ha detenido todos los viajes escolares a Italia. Croacia ha hecho lo mismo. Los transbordadores entre Grecia e Italia fueron suspendidos.


El Ministerio de Asuntos Exteriores de Irlanda ha recomendado a sus ciudadanos a no viajar a las zonas con coronavirus en Italia. En Francia se han activado 70 hospitales adicionales en caso de que la infección se propague. Hasta ahora, un solo paciente infectado con el virus ha muerto en ese país, un turista chino de 80 años. La mayoría de las líneas aéreas han cancelado todos los aviones hacia y desde China, como Air France.


El turismo francés está sufriendo millonarias pérdidas, especialmente en Paris. No existe, por otra parte, ninguna preparación a nivel europeo para el cierre de las fronteras u otras restricciones a la libertad de circulación. La UE no ha recomendado, todavía, que se limiten los viajes privados o comerciales dentro de Europa. Pero algunos países no quieren seguir esperando, y van a tomar medidas independientes antes de que sea tarde.