Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

Escándalo de lavado de dinero en el banco SEB

El SEB, el segundo banco de Suecia pudo ser usado para lavar dinero a través de sus filiales bálticas, según una investigación periodística de la Televisión sueca y la Agencia de Noticias TT.

Se trata de 194 clientes y alrededor de 2.000 transacciones que están siendo investigadas por sospechas de lavado de dinero. Hasta ahora y según los primeros resultados 130 cuentas corrientes en los países Bálticos habrían tenido en conjunto una facturación equivalente a 2.000 millones de coronas.


150 de ellos tienen “empresas de papel” en las Islas Vírgenes Británicas, el Reino Unido, Belice y Panamá.


87 de estas empresas comparten direcciones que son reconocidas por operaciones anteriores de lavado de dinero. Lo más sospechoso es que los clientes investigados no tienen negocios visibles en los países del Báltico donde operan sus cuentas con el SEB.

La investigación constituye un nuevo escándalo en los bancos escandinavos que todavía no se recuperan de las millonarias irregularidades- vinculadas al lavado de dinero- descubiertas hace poco en el Danske Bank de Dinamarca y en el Swedbank, de Suecia.


Ambos realizaron operaciones “sospechosas” por cientos de miles de millones de euros.

Ahora, las investigaciones apuntan que el banco SEB fué utilizado para transferir millonarias sumas de dinero a empresas relacionadas con el caso Magnitsky, llamado así por el abogado ruso que investigó un supuesto fraude de su país y murió en el año 2009 en una prisión de Moscú.

El SEB admitió ayer en un comunicado que entre los años 2005 y 2018 tuvo clientes con cuentas en Estonia, pero sin residencia en ese país, que supuestamente hicieron transferencias por 84.600 millones de euros. Lo sospechoso es que varios de esos clientes estaban siendo investigados por lavado de dinero en el escándalo anterior del Danske Bank y el Swedbank. Las investigaciones denuncian, sin embargo, que el escándalo del SEB supera los 500 millones de coronas suecas.

En una entrevista con SVT, el director del SEB, Gent Jansson dijo que el 95 por ciento de las personas sospechosas “ya no son clientes de nuestro banco”. “Hemos dicho que no hemos visto ninguna señal de que se nos haya utilizado sistemáticamente para lavar dinero. Cuando vemos algo o al menos lo sospechamos, hemos contactado de inmediato a las autoridades”, explicó Gent Jansson.


Cuando ocurrió el destape del banco Swedbank, el SEB se hizo a un lado y dijo no tener “bandera roja”, la misma que ahora se iza en sus bancos del Báltico.