El mundo ha entrado en recesión

Los indicadores económicos apuntan que el mundo ha entrado en recesión. Los flujos del comercio mundial descienden mucho más que en la crisis financiera del 2008. Cuatro de cada cinco personas, el 81 por ciento de los 3.300 millones de trabajadores en todo el mundo, se están viendo afectadas por cierres totales o parciales de sus sus empresas.


La Organización Internacional del Trabajo (OIT), prevé que la crisis por el coronavirus hará desaparecer casi un 7 por ciento de las horas de trabajo, lo que equivale a 195 millones de empleos a tiempo completo, solo en el segundo trimestre de este año. Esto supera con creces los efectos de la crisis financiera de 2008-2009.


Se cree que vienen enormes pérdidas, en particular en los países de ingresos medios altos: 100 millones de trabajadores a tiempo completo. Los sectores más expuestos son los hoteles y hospederías, la manufactura, la industria automotríz y las líneas aéreas, el comercio minorista y las actividades empresariales y administrativas.


Según el nuevo estudio, 1.250 millones de personas trabajan en los sectores considerados de alto riesgo de sufrir “drásticos y devastadores” aumentos de los despidos y la disminución de los salarios y las horas. Muchas de estas personas están empleadas en trabajos mal remunerados, de baja calificación, donde una pérdida imprevista de ingreso tiene consecuencias devastadoras.


A nivel regional, la proporción de trabajadores en estos sectores en riesgo varía del 43 por ciento en las Américas al 26 por ciento en Àfrica. La evidencia es cada día mayor de que marzo marcó el comienzo de una profunda recesión global. La amplitud del colapso está comenzando a aparecer en el goteo inicial de datos económicos en todo el mundo. Lo que viene es un cráter en el comercio, una inversión empresarial reprimida, unos consumidores acobardados y un aumento del desempleo del que pocas industrias se salvan.


Por agregar más datos, las ventas de automóviles se derrumbaron en Alemania en un 38 por ciento, en el Reino Unido un 44 por ciento. Todo el sistema, todo el conjunto de cadenas de suministros se ha visto sacudido por un verdadero terremoto. Se teme que hayan caídas significativamente mayores que las de 2009, cuando el comercio mundial se desplomó un 12,6 por ciento. Desde la India hasta Italia, los confinamientos por coronavirus han cerrado negocios y han mantenido a miles de millones de personas encerradas en sus hogares durante semanas, provocando un choque simultáneo de oferta y demanda.


Según los expertos, se han roto las redes mundiales de producción y logística, construidas sin la capacidad suficiente para absorber un tsunami de semejante magnitud.


Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se