Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

El héroe que intentó advertir la epidemia

El médico chino Li Wenliang se ha convertido en un símbolo del dolor y la rabia, no solo en su país, sino en el mundo entero. Nunca tuvo la intención de ser un héroe, pero murió y será recordado como tal.


Su mensaje de alerta sobre los primeros casos de la epidemia del coronavirus ni siquiera estaba pensando para llegar al público, era simplemente una alerta confidencial a sus médicos amigos del Hospital de Wuhan. Pero se hizo viral, y aunque le costó una amonestación oficial, sirvió para sembrar las dudas sobre la realidad de la crisis y mover, finalmente, a la acción de las autoridades.


Convertido en la cara pública de los problemas en la gestión de la epidemia, su muerte, tras contagiarse de la enfermedad se ha convertido en un duelo nacional en las redes sociales, sin precedentes.



Su muerte fue confirmada por el hospital de Wuhan donde tratabaja y estaba recibiendo tratamiento, luego de informes contradictorios sobre su condición en los medios estatales. El doctor Li, de 34 años, intentó enviar un mensaje a sus colegas médicos sobre el brote del virus a fines de diciembre.Luego, publicó su historia desde su cama de hospital, en el sitio de redes sociales Weibo.


“Hola a todos, este es Li Wenliang, un oftalmólogo en el Hospital Central de Wuhan”, comenzaba la publicación. Fue una visión sorprendente de la respuesta fallida de las autoridades locales en Wuhan en las primeras semanas del brote del coronavirus.

El doctor Li estaba trabajando en el centro del brote en diciembre cuando notó siete casos de un virus que pensó que se parecía al Sars, el virus que condujo a una epidemia mundial en el 2003. Se pensó que los casos provenían del mercado de Huanan Seafood en Wuhan y los pacientes estaban en cuarentena en su hospital.


Lo que el Dr. Li no sabía entonces era que la enfermedad que se había descubierto era un coronavirus completamente nuevo. Durante las primeras semanas de enero, los funcionarios en Wuhan insistieron en que solo aquellos que entraron en contacto con animales infectados, podían contraer el virus. No se emitió ninguna norma para proteger a los médicos.


Una semana después, el Dr. Li estaba tratando a una mujer con glaucoma. No sabía que ella había sido infectada con el nuevo coronavirus. En su dramática publicación de Weibo describe como el 10 de enero comenzó a toser, al día siguiente tuvo fiebre y dos días después estaba hospitalizado en cuarentena.


Fue 10 días después, el 20 de enero, que China declaró el brote como una emergencia. El dia 30 de enero volvió a publicar: “Hoy las pruebas de ácido nucleico regresaron con un resultado positivo, el polvo se ha sentado, finalmente diagnosticado". Al final de la publicación puso un emoji de un perro con los ojos en blanco y la lengua colgando. No es sorprendente que la publicación haya recibido miles de comentarios y palabras de apoyo.El doctor Li Wenliang será recordado como un héroe.