Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

El acuerdo de Schengen cambia en febrero las normas del visado.

Resultará más fácil obtener un visado Schengen a partir del mes de febrero de este año. Aunque las tasas de los visados serán más altas, se van a ampliar los periodos para enviar la solicitud de tres a seis meses antes del viaje y los formularios podrán completarse por internet. Entre otras normas, los viajeros frecuentes podrán beneficiarse de un visado especial que durará hasta 5 años, y que les permitirá permanecer en el país que hayan elegido, si es que las autoridades competentes lo autorizan.


A raíz de un artículo publicado hace unos días en “El Latino”, que se titulaba “Europa abre sus puertas a los cubanos”, muchos lectores se han interesado en estos nuevos cambios de las políticas de visados obligatorios hacia la Unión Europea. El tratado de Schengen afecta a las personas que residen en países fuera de la Unión Europea y que no son miembros de la Unión. Fue firmado en 1985 en la localidad del mismo nombre en Luxemburgo.


En ese entonces, cinco países de la UE (Alemania, Francia, Bélgica, Holanda y Luxemburgo) llegaron a un acuerdo para la supresión de fronteras comunes. Ahora, la gran mayoría de los países europeos han adoptado el acuerdo y han creado un sistema de otorgamiento de visado internacional, a través de lo que se ha denominado Sistema de Información Schenge (SIS).


Sin embargo, las normas del visado no solo afectan a los ciudadanos cubanos, sino a la gran mayoría de los países que no existen en el mapa del Viejo Continente, es decir más allá de las fronteras europeas.


El visado del espacio Schengen es, sin duda, uno de los visados más populares en el continente, ya que permite a quienes lo obtienen poder viajar por 26 países de la Unión Europea y permanecer en ellos por el tiempo legal que establecen sus normas.


Visitar la Torre de Eiffel en Paris, el Vaticano en Roma, el Puente de Carlos en Praga, bañarse en las hermosas playas volcánicas de las islas griegas, subirse a una góndola en Venecia o disfrutar de un partido de fútbol en el estadio Santiago Bernabéu, son deseos y sueños que millones de personas de 104 países no pueden cumplir, si no tienen un visado Schengen.


Aunque muchos piensan que es difícil obtenerlo, la Unión Europea ha decidido ahora cambiar algunas normas para facilitar los trámites de los viajeros y también el trabajo del personal de los Consulados.


El actual código se conoce como la Normativa (EC), número 810/2009. Empezó a aplicarse en el año 2010 y, desde entonces, la han utilizado todos los Estados miembros de la Unión Europea y los países- no europeos- que han firmado el acuerdo de Schengen.

La política común de visados ha sido una parte integral del establecimiento del espacio Schengen “sin fronteras” y ha contribuido a reforzar otras políticas de la Unión, como las concernientes a las relaciones externas, el comercio, la educación, la cultura y el turismo.


La UE viene utilizando este visado para garantizar un equilibrio en los problemas de las migraciones y la seguridad, los procesos económicos y las relaciones externas en general.

La idea de facilitar los visados no significa eliminarlos, mucho menos que las personas se puedan ir a vivir a Europa libremente, como en muchos casos se ha malinterpretado. En esencia, lo que cambia es que ahora, a partir del 1 de febrero, será más fácil postular y obtener un visado para entrar y permanecer en el Viejo Continente.


Los solicitantes de un visado Schengen, que envíen formularios desde el primer lunes de febrero de 2020 en adelante, estarán sujetos al nuevo Código del visado Schengen, y esto se hará cumplir en todos los países de la UE.


Los viajeros frecuentes que cuenten con un historial de visados positivos se beneficiarán de visados con una validez mayor por ejemplo de cinco años. Un “historial” de visado positivo significa haber utilizado legalmente sus visados anteriores, tener una situación económica buena en el país de origen y una intención genuina de salir del territorio de los Estados miembros cuando caduque el visado solicitado con anterioridad. Esas personas- según las nuevas reglas- personas contarán con la ventaja de obtener un visado de entradas múltiples, válido por cinco años.


El nuevo Código introduce también un mecanismo para mejorar la cooperación de terceros países a la hora de las readmisiones. Algunos de los países que cooperen con la UE en términos de la readmisión de inmigrantes ilegales también pueden beneficiarse de unas tasas reducidas en sus visados.


De este modo, la Comisión evaluará regularmente, al menos una vez al año, la cooperación de terceros países respecto a la readmisión y ver si un tercer país coopera suficientemente y si es necesario tomar alguna medida, en particular en el campo de la migración. Una especie de “Si te portas bien entras y sino, pues no”.


En los casos en que la Comisión considere que un tercer país no coopera suficientemente, los ciudadanos de ese país pueden encontrarse con periodos de tramitación del visado más largos y tasas de los visados más altas. Los países que colaboren en este sentido contarán con unos periodos de tramitación de los visados más breves, unas tasas inferiores para los visados y unos visados con mayor duración.


Los solicitantes que antes pagaban 60 euros por solicitud, ahora tendrán que pagar 80 euros, mientras que los que pagaban 35 euros, ahora pagarán 40. Esto incluye a los niños y otras categorías que contaban con el beneficio de pagar tasas más bajas. Los niños de 0 a 6 años siguen exentos del pago de tasas para el visado.


El nuevo Código destaca la importancia de tener un seguro de viaje Schengen cuando solicite un visado. En cuanto a viajeros que soliciten un visado de entrada múltiple, tendrán que demostrar que poseen un seguro médico de viaje válido, adecuado, que cubra el periodo de su primera visita prevista.


Los Estados miembros han recibido instrucciones para que consideren de manera especial a aquellas personas que viajen con el fin de ejercer su profesión, como hombres de negocios, navegantes, artistas y atletas.


En resumen, nuestro artículo anterior, “Europa abre sus puertas a los cubanos”, fue explícito y transparente ante las normas de los visados. Abrir las puertas a los cubanos es una cosa, y eximirlos de solicitar un visado, es otra muy diferente.


Los ciudadanos cubanos, se beneficiarán de este nuevo código, exactamente igual que como lo harán el resto de los países del continente. No es una norma internacional que tenga que ver con Cuba, en especial.


Lo que está claro es que en Cuba despunta una nueva clase media, con una economía diferente. Dueños de pequeños negocios a los que les ha ido bien, “boteros” que se han dejado la piel trabajando y han logrado amasar una pequeña fortuna, gente que ha viajado por negocios a Rusia, Guyana o Panamá y han logrado tener sus ahorros, y claro está personas que tienen familiares en el exterior que les reenvían puntuales remesas, entre otros.


Toda esta gente, es muy probable que pueda y se quiera tomar unas vacaciones en Europa y de esta forma, los más de 20 vuelos internacionales que surcan cada día el Atlántico entre la isla y el Viejo continente no solo traerán visitantes, sino que, ahora llevarán turistas en los dos sentidos.


#Schengen #VisadoSchengen #Cubanos #Europa #ViajesaEuropa #Nuevasreglas #Visas