Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

Editor sueco condenado en China

10 años de cárcel para Gui Minhai acusado de espionaje

Un tribunal chino condenó al editor y librero de Hong Kong, Gui Minhai, a 10 años de cárcel por supuesto espionaje. Gui Minhai, que posee la nacionalidad sueca, ha estado entrando y saliendo de la cárcel en China desde 2015, cuando desapareció durante unas vacaciones en Tailandia.


Es conocido por haber publicado varios libros sobre la vida personal de los miembros del Partido Comunista Chino. Grupos de derechos humanos de todo el mundo y diversas personalidades políticas y culturales de Suecia han condenado la dura y absurda sentencia y piden su liberación.


Fue uno de los cinco propietarios de una pequeña librería en Hong Kong que desapareció en 2015. Todos fueron detenidos y llevados a China. Al emitir su veredicto, el Tribunal Popular dijo que su ciudadanía china había sido restablecida en 2018. China no reconoce la doble nacionalidad.


La ministra de Relaciones Exteriores de Suecia pidió la liberación inmediata de Gui, refiriéndose a él como ciudadano sueco. “No hemos tenido acceso al juicio, exigimos que se libere a Gui y que tengamos acceso a nuestros ciudadanos para brindar apoyo consular”, escribió Ann Linde en su cuenta de twitter.


El grupo de Derechos Humanos Amnistía Internacional también pidió el martes que Gui sea puesto en libertad y dijo que los cargos eran “completamente infundados”. Gui fue noticia por primeravez en 2015 cuando desapareció de Tailandia y resurgió en China. Después de su desaparición, hubo denuncias de que había sido secuestrado por agentes chinos. Los funcionarios estatales, sin embargo, dijeron que Gui y los otros cuatro propietarios de la librería de Hong Kong habían viajado a China voluntariamente.


El editor estuvo dos años en prisión, pero fue arrestado meses después de su liberación mientras viajaba a la capital china de Beijing con dos diplomáticos suecos. La hija de Gui, Angela, ha sido “intimidada” para detener toda la publicidad en torno a la detención de su padre.

La acusación contra el editor sueco- según las autoridades chinas- es por “haber proporcionado secretos de inteligencia al poder extranjero”. Según las fuentes de la televisión sueca, la Unión Europea protestará oficialmente contra el veredicto que considera “duro”. Lo mismo haría en las próximas horas el primer ministro sueco, Stefan Löfven.