Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

Dos crisis enfrenta el gobierno sueco

El coronavirus y los refugiados


El gobierno sueco enfrenta dos crisis diferentes simultáneamente, pero de diferentes maneras. Cuando se trata del coronavirus los riesgos han disminuido- según ellos- pero no pasa lo mismo con respecto a la crisis de refugiados de la UE con Turquía.



Al hablar de la epidemia el gobierno parece estar de acuerdo en reducir los riesgos, o al menos evitar decir que “puede pasar algo peor” para no provocar psicosis, ni pánico en la población.


Las autoridades de Noruega esperan que el 25 por ciento de la población pueda enfermarse en el peor de los casos. En Dinamarca se habla de un 10 al 15 por ciento, mientras que el Servico Nacional de Salud Pùblica de Suecia no quiere nada con los números. “No quiero asumir la responsabilidad de difundir una imagen de que el 25 por ciento de los suecos va a infectarse del Covid-19”, dijo la ministra de Asuntos Sociales, Lena Hallengren, al Dagens Nyheter (DN).



Y la misma tendencia se repite en la última evaluación del epidemiólogo estatal Anders Tegnell: “Si, algo puede estar sucediendo, pero lo más probable es que baje”. Y no bajan, es todo lo contrario: 119 infectados en todo el país, el viernes hasta las seis de la tarde.


El Grupo de Coordinación Estratégica (GSS) es el órgano de gestión de crisis más urgentes del gobierno. Es un grupo de ministros que ya han celebrado varias reuniones con motivo del coronavirus. Pero ahora se llamó al GSS para discutir la situación entre Grecia y Turquía. Aunque el gobierno ha repetido que la situación actual es diferente a la crisis de refugiados del 2015, pueden ocurrir los peores escenarios.



“Lo peor que podría pasar es que de repente no tengamos uno, dos o tres, sino 4 millones de solicitantes de asilo en territorio griego, y eso generaría enormes preocupaciones”, dijo el ministro de Justicia, Morgan Johansson. Lo mismo va a ocurrir si no se toman medidas más drásticas para frenar el coronavirus. La confianza de los ciudadanos en el gobierno está en manos de las autoridades. Si resulta que las autoridades responsables de la salud, se han equivocado con la situación real de la epidemia, la ira y la desconfianza irán hacia el gobierno sueco.