Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

Denuncian torturas contra Julian Assange

Científicos y facultativos de 18 países urgen a los gobiernos del Reino Unido y Australia a terminar con la tortura que supone negar atención médica al periodista Julian Assange, fundador de la plataforma Wikileaks. Assange recibió el apoyo de al menos 117 médicos que denunciaron el lunes la “tortura psicológica” en su contra.


Los profesionales piden que se atienda médicamente a Julian Assange, cuya salud se está deteriorando, en la prisión de Belmarsh, a la espera de que el 24 de febrero empiece un juicio de extradición solicitada por Estados Unidos, que le reclama por la difusión de cables diplomáticos confidenciales en 2010.


Desde su detención en 2010, a solicitud de Suecia, Julian Assange ha estado confinado. Primero bajo arresto domiciliario en un pueblo inglés, y entre 2012 y 2019 refugiado en la embajada londinense de Ecuador, que el año pasado le retiró el asilo político.


El enviado especial de la ONU sobre torturas, Nils Melzer, dijo tras visitarlo que Assange mostraba síntomas típicos de estar “sometido a una prolongada tortura psicológica”. A través de una carta, los médicos instaron a otros colegas a apoyarles y afirman que “la politización de los principios fundacionales de la medicina es una grave preocupación” y tendrá consecuencias más allá en este caso.


“Si Assange acabara muriendo en una cárcel británica”, como lo advirtió el relator de la ONU, “habrá sido, efectivamente, torturado hasta la muerte”, consideran los firmantes.

Detenido en 2019, Assange está reclamado por Washington. En Estados Unidos podría ser condenado hasta a 175 años de cárcel por espionaje. Acusan al periodista de haber publicado 250.000 cables diplomáticos y unos 500.000 documentos confidenciales sobre las actividades del ejército estadounidense en Irak y Afganistán.


El padre del fundador de Wikileaks le dijo a la BBC que su hijo enfrentaría lo que efectivamente es una “sentencia de muerte” si fuera enviado a Estados Unidos para ser juzgado. John Shipton expresó su preocupación por la salud de su hijo antes de la controvertida audiencia de extradición que comenzará la próxima semana.