Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

Coronavirus: “detectives” buscan a posibles contagiados

4 nuevos casos positivos el viernes, van 11 infectados.


150 personas son examinadas por día y se trabaja en forma febril, sin descanso en los laboratorios del país, donde se están realizando hasta 150 análisis por día para ver si más personas en el Suecia son portadoras del coronavirus.


Según las autoridades de la Salud Pública, se han realizado pruebas de infección a más de 500 personas en Suecia. Son principalmente los suecos que han estado en el extranjero los que acuden voluntariamente a hacerse las pruebas en los laboratorios del país.


Otras cuatro personas dieron positivo en la tarde del viernes: 1 en Uppsala, 1 en Jönköping y 2 en Estocolmo. El total de infectados por el coronavirus en Suecia ha subido a 11 personas.

Para averiguar si una persona está afectada por el coronavirus, primero se toman muestras del tracto respiratorio. Pero también funcionan las expansiones, las pruebas faríngeas o las muestras de la pared faíngea posterior. Ocho laboratorios en Suecia tienen la capacidad de llevar a cabo estos análisis. También los hospitales universitarios de Skåne, Gotemburgo, Örebro y Estocolmo. También funcionan laboratorios en los hospitales de Umeå y Uppsala y otro conectado al hospital de Sakaraborg en Sködve. El análisis en sí puede completarse en un lapso de tres a cuatro horas.


¿Cuantas personas pueden infectarse por otra, portadora del coronavirus?. Es una de las preguntas claves en estos momentos en Suecia.


La detección de infecciones es difícil, un trabajo para detectives. “Son los propios pacientes los que deben contar sus historias y la investigación se basa solo en conversaciones muy confiables”, dijo Hans Fredlund, médico jefe de control de infecciones en Örebro, al SvD. Una de las personas que se confirmó que estaba infectada por el nuevo virus voló de Milán a Arlanda el martes 25 de febrero y tomó el tren al día siguiente de Estocolmo a Gotemburgo, según el Göteborg Posten. Se considera que la persona ha sido contagiosa durante ambos viajes. Y probablemente haya pasado la noche en la capital.


Se están realizando verdaderas pesquisas policiales, una gran cantidad de trabajo para encuestar a las personas que han sido aisladas con síntomas de la enfermedad después de regresar a Suecia desde las áreas afectadas. “Es un trabajo difícil que requiere que puedas generar confianza en el paciente para poder obtener buena información sobre dónde has estado y con quién has tomado contacto”, resaltó el doctor Fredlund. Son los propios médicos los que actúan como primeros detectives.


La persona infectada que se encontraba en el norte de Italia tomó el tren de Estocolmo a Gotemburgo. Es posible que haya caminado de ida y vuelta por la Estación Central antes de abordar el tren. El riesgo es poco si ha demorado un tiempo relativamente corto. Pero todo tiene que investigarse con lujo de detalles.


El riesgo de infectarse es mayor en un avión o en un vagón de tren entre Estocolmo y Gotemburgo durante un viaje de aproximadamente tres horas. Al solicitar la lista de pasajeros se puede ver que personas han estado cerca del infectado. Pero todo depende del paciente, no todos quieren libremente mencionar algunos contactos que podrían perjudicarlos. El factor tiempo es fundamental para el seguimiento de las infecciones.



Los investigadores se han puesto de acuerdo en que es más fácil infectarse a bordo de un avión, y no es un mito. “No, no es un mito, generalmente hablamos de aire reciclado. Cuando se trata, por ejemplo, de TB, sabemos que hay una mayor probabilidad de infectarse tres filas hacia adelante y tres filas hacia atrás de la persona que va enferma en un avión”, comentó el doctor Anders Nystedt, directivo de la Asociación Sueca de Enfermedades Infecciosas al diario Svenska Dagbladet. Una pequeña dosis de infección tiene menos impacto que una más grande.


Puede haber hasta 100.000 partículas de virus en una sola gota de aerosol de un estornudo. Pero bien podría infectarse también por el tacto. Un virus vive un día en las superficies que el enfermo toma, como las manillas de las puertas o bandas de las escaleras, y luego se limpia los ojos o la cara. De ahí la importancia de lavarse las manos con mayor frecuencia.

Numerosas familias de Estocolmo regresan este fin de semana de las vacaciones escolares deportivas (Sportlove), y es muy probable que muchas hayan estado en países donde la epidemia del Covid-19 ha reventado con mayor fuerza. “Seria extraño si no se registra una propagación de la infección en varias ciudades”, afirmó Anders Nystedt.