Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

Ciudadanos asiáticos denuncian racismo

“No soy un virus”: campaña en redes sociales


El brote del coronavirus ha matado a cientos de personas. Sin embargo pese al pánico internacional, más del 99 por ciento de los casos se encuentran en el país asiático. Fuera de China no llegan a los tres centenares de personas.


Hasta ahora, solo ha fallecido una persona en Filipinas. Pero, el miedo que ha generado la propagación de esta epidemia ha provocado una ola de xenofobia en muchos países, sobre todo en Europa, Los ciudadanos asiáticos han denunciado la discriminación que están sufriendo con una campaña en redes sociales con el hashtag #NoSoyUnVirus.


El cantante Chenta Tsai Tseng ha compartido en Instagram varias imágenes de su reciente participación en la Madrid Fashion Week. En ellas luce el lema I`m not a Virus (no soy un virus), pintado en su cuerpo durante un desfile de modas. La “chinofobia” ha llegado a países como Reino Unido, Canadá, Italia, Francia, Estados Unidos, Japón, e incluso España, donde hay solo un infectado confirmado.


De hecho cinco estudiantes chinos de unos 23 años han denunciado que se les impidió entrar en un restaurante del centro de la ciudad española de Huelva, y les dijeron que eran menores de edad. Algunos parroquianos del local les pidieron que usaran mascarillas.


En Italia se declaró estado de emergencia por 6 meses tras la confirmación de dos casos positivos en Roma, que son ciudadanos de origen asiático. Ahí también se ha detectado racismo. La Alcaldesa de Roma denunció que una cafetería en el centro puso un cartel en la puerta en el que “se prohíbe la entrada a los ciudadanos chinos en plena crisis por el coronavirus”.


En Francia, también las personas de origen asiático han expresado en las redes su rechazo por la discriminación. Una portada de Le Courir Picard ha provocado polémica en el país por varios titulares calificados como racistas: Alerte jaune (Alerta amarilla) y Le péril jaune (Peligro amarillo). El diario tuvo que pedir disculpas ante las críticas de que alentaba el racismo.


También en el transporte público se han conocido episodios racistas. Gente que no ha querido subir a un bus porque va una mujer china, denunció la BBC. “Hay una mujer china, nos va a contaminar, tiene que irse a casa”, fue la denuncia de Shana Sheng, a la televisión inglesa.


En Canadá, un grupo de padres solicitó al consejo escolar en un distrito de Ontario que las familias que habían vuelto recientemente de China se quedasen en “aislamiento domiciliario total durante un mes”.


La ONU también ha recurrido a las redes sociales para contrarrestar estos gestos racistas a través de su cuenta de Twitter centrada en derechos humanos: “Es compresible alarmarse por el coronavirus. Pero ningún miedo puede excusar los prejuicios y la discriminación contra las personas de descendencia asiática, Luchemos contra el racismo, desafiemos al odio y apoyemos mutuamente en este momento de una emergencia de salud pública”, escribió la Organización de las Naciones Unidas.