Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

Científicos suecos buscan la vacuna. Una lucha contra reloj en el Instituto Karolinska

Un equipo de investigación sueco puede ser el primero en el mundo en crear una vacuna efectiva contra el coronavirus. Dos científicos están trabajando arduamente y en secreto, desde hace varios días, en uno de los laboratorios del Instituto Karolinska, en la comuna de Huddinge.



Se ha podido filtrar la noticia y la identidad de los dos científicos responsables del proyecto: Ali Mirazimi y Matti Sällberg. Cuando todos los países y las organizaciones mundiales se preparan para la guerra contra el mortal coronavirus, la investigación de nuevas medicinas y vacunas contra el flagelo, es un factor importante y una lucha contra el reloj. Así al menos lo piensan estos expertos del Instituto Karolinska, que iniciaron un trabajo de importancia mundial que puede llevar a detener el avance del virus asesino.

Ali Mirazimi, profesor adjunto del Departamento de Medicina de Laboratorio, tiene una amplia experiencia en el estudio de diferentes tipos de coronavirus. Su colega, Matti Sällberg, profesor de la misma institución ha trabajado con vacunas durante muchos años. Los dos investigadores coinciden en que existe una gran preocupación sobre el nuevo virus, pero que hasta ahora no es una situación de desastre, al menos fuera de China.


Pero la situación sigue siendo grave y los esfuerzos de la comunidad investigadora ahora son muy importantes. “Es una propagación explosiva en China, pero la mortalidad es del 1 al 2 por ciento, al menos en los casos comprobados. Desde la perspectiva del virus, lo que nos preocupa es que una persona sin síntomas, es un muy buen agente infeccioso, y nadie puede impedir la propagación. Por eso queremos crear una vacuna que funcione”, dijo Matti Sällberg al Svenska Sagbladet.


Los dos científicos suecos no están solos en sus intentos. Todos los equipos de investigación del Instituto Karolinska están ayudando a cumplir exitosamente la meta: una vacuna contra el nuevo virus. Están trabajando ahora analizando una secuencia genética que las autoridades chinas publicaron hace unos días. A través de la ingeniería genética moderna pueden usar la secuencia de genes como un dibujo y producir partes de la misma secuencia de manera artificial, sin tener acceso directo al virus.


Ali Mirazimi y Matti Sällberg usan la misma tecnología que les permitió recientemente producir una vacuna prototipo contra la fiebre hemorrágica de Crimea, en el Congo, una enfermedad que en un caso de tres conduce a la muerte. “La ventaja de comenzar a partir de una secuencia de genes es que se puede elegir una pequeña parte del virus, con menos riesgo de contagiarse.

Entonces no hay riesgo de que la vacuna produzca la infección. Sabemos que están trabajando también en Australia pero ellos lo hacen con un virus atenuado a muerto, que los investigadores procesan de diferentes maneras, lo que lleva mucho tiempo debido a varios riesgos”, escribió Matti Sällberg en la página del Instituto Karolinska.


Los científicos suecos creen en la difusión continua: “La definición de una pandemia es que se propaga rápidamente por un continente o por todo el mundo. Y este virus se está extendiendo rápidamente en Asia. Esto será una pandemia”, explicaron. Es muy posible que la propagación sea más rápida y que muera más gente. Esta incertidumbre y preocupación mundial hace que sea tan importante ahora desarrollar una vacuna.