Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

China “lava” dinero para evitar contagios

China ha puesto en marcha un proceso para desinfectar y dejar en “cuarentena” los billetes usados, con el fin de limitar la propagación de la epidemia del letal coronavirus. Los bancos van a utilizar rayos ultravioletas y altas temperaturas antes de sellarlos.

Tras un periodo de aislamiento, cuya duración depende de la gravedad de la epidemia y de la región de que se trate, los billetes pueden volver a ponerse en circulación, después de 7 a 14 días. “Debemos preservar la seguridad y la salud de los usuarios de dinero en efectivo”, dijeron autoridades del Banco Central de China, precisando que se ordenó suspender las transferencias de billetes entre las provincias.


El Banco Central parece responder a la creciente reticencia de los chinos a utilizar dinero en efectivo por temor a la contaminación. La mayor parte de los consumidores en el continente asiático están recurriendo a sus teléfonos inteligentes para pagar sus compras cotidianas. Antes de la vacaciones del Año Nuevo Lunar, a finales de enero, el Banco Central realizó una emisión de emergencia de nuevos billetes por un importe de 4.000 millones de yuanes (alrededor de 530 millones de euros), solamente para la provincia de Hubei, epicentro del Covid-19.



Ahora se ha retirado el dinero en efectivo de las zonas más afectadas por el virus para que pueda ser desinfectado “con luz ultravioleta o altas tempraturas” y se ha reemplazado con billetes nuevos. Un grupo de científicos alemanes han afirmado que los virus pueden permanecer en objetos hasta 9 días, aproximadamente. Una investigación reciente y que puede asimilarse a la nueva epidemia de China, explica que como en todas las infecciones que se contagian por gotas de aire, el virus puede propagarse a través de las manos y las superficies que se tocan con frecuencia, en este caso los billetes.


En los hospitales pueden ser, por ejemplo, las manillas de las puertas, pero también las alarmas de llamadas, los botones del ascensor, los veladores o mesitas de noche, los marcos de las camas y todos los objetos que se encuentran en la proximidad directa de los pacientes, han explicado los investigadores. Los estudios evaluados que se centran en los coronavirus SARS y MERS, mostraron que podían persistir en las superficies y permanecer infecciosos a temperatura ambiente hasta 9 días. La baja temperatura y la alta humedad del aire aumentan aún más su vida útil, aseguraron los médicos alemanes.


Si alguien infectado con el virus tose en sus manos y luego toca algo, esa superficie puede contaminarse, como los billetes. La tos y los estornudos son la principal fuente de propagación, hasta el momento.