Síguenos en las redes sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Visitas al diario

© 2020 El Latino. www.ellatino.se

Boris Johnson le pierde el respeto a la UE

Al parecer Boris Johnson, el primer ministro británico, cree en la venganza. Y el Brexit es su venganza particular contra Europa. Así lo han calificado los analistas políticos luego de sus últimas declaraciones en Londres, donde ataca duramente a la Unión Europea.



“Bajo ninguna circunstancia vamos a aceptar sus leyes, sus normas y sus tribunales. Hemos hecho el Brexit, justamente, para deshacernos de todo eso”, dijo Johnson, en una conferencia con empresarios en Greenwich.


Johnson cree en la teoría de que la mejor defensa es un buen ataque, de que aquel que golpea primero, golpea dos veces. Ha comentado que Theresa May fue débil y se equivocó por completo en su estrategia negociadora, aceptando las reglas de Bruselas. Pero él no va a hacer lo mismo. Ha dado instrucciones a los diplomáticos del Foreign Office para que, en los foros internacionales, no se sienten con los europeos a fin de resaltar la independencia de la política exterior británica. También ha amenazado con imponer controles a los productos que lleguen procedentes de la Unión Europea.


Ha descartado un alineamiento normativo que haga posible un comercio libre de tarifas y ha afirmado que cualquier compromiso en materia pesquera será solo por un año.

Boris Johnson ha acusado a la UE de incumplimiento de promesas y de poner nuevas condiciones. “Nuestro objetivo es un tratado comercial como el de la UE con Canadá, pero si no es posible aceptaremos uno como el de Australia”, dijo en la reunión empresarial.



La Unión Europea, por otro lado, insiste en que para que sea posible el libre comercio, el Reino Unido tiene que aceptar sus normativas en materia de derechos laborales, medio ambiente y ayuda estatal, porque de otra manera sus empresas gozarían de ventaja y se crearía una competencia desleal. “No hay ninguna razón para que nosotros nos adaptemos a las reglas de Bruselas, será como pedir que Bruselas se adapte a las nuestras”, comentó Johnson.


El quiere- según lo ha expresado- convertir al Reino Unido en un “Singapur en el Támesis”, una economía de bajos impuestos y regulaciones para competir fuertemente con la UE. También ha reiterado su deseo más prioritario, un ventajoso acuerdo comercial con Estados Unidos.